Get your guru going

Vídeo

  1. People’s ignorance is your best friend.
  2. Pander to people’s hopes and fears.
  3. Speak with authority about things very few people understand.
  4. Misappropriate the language of various fields of study.
  5. Sound ‘sciency’.

Don’t forget, the infinite potential of your nine dimensional soul already comprehends the mechanics of external reality.

Hekanibru

El Milagrito

El Accidente

Cuando tenía un año y medio sufrí un accidente muy grave. Me encontraba jugando cuando sorpresivamente me cayó encima una jarra con agua hirviendo. El agua me quemó ambos brazos y el pecho, y hasta la fecha llevo las cicatrices.

Las quemaduras fueron sólo de primer y segundo grado superficial, pero dado el porcentaje del cuerpo afectado me internaron inmediatamente.

Los meses que siguieron fueron tortuosos, tanto para mí como para mis papás.

Las curaciones eran tormentos cotidianos. Luego de ser remojado por horas, las enfermeras procedían a lavar la herida hasta sangrarme para quitar las secreciones. Dada mi edad y mi estado de salud no era posible utilizar ninguna clase de anestesia. En incontables ocasiones mis papás tuvieron que escucharme implorándole a la enfermera que se detuviera; llegó el momento en que ya ni lloraba, sólo rechinaba los dientes mientras los veía con desesperación y angustia. Con lágrimas en los ojos mis papás me han descrito su impotencia y su dolor al tener que verme sufrir de esa manera.

Mis papás nunca me dejaron solo. Ambos pidieron permiso en el trabajo para poder turnarse y estar conmigo las 24 horas del día. Se dieron a la tarea de llevar un estricto control de las indicaciones del médico: medicamentos, dosis, control de líquidos, absolutamente todo. Cada vez que era hora de suministrarme algún medicamento, ellos verificaban con la enfermera que fuera el medicamento y la dosis prescritos, haciendo las correcciones pertinentes. A pesar de la molestia que su estricto control causaba en el personal del hospital, sus cuidados se intensificaron luego de un muy desafortunado incidente.

Misael era un niño de 3 años que se encontraba conmigo en el área de quemaduras; él se había quemado con sebo caliente y su herida estaba sanando bastante bien. En una ocasión, la enfermera se dirigió a mí para comenzar con las infames curaciones. La mamá de Misael intervino y comentó que su hijo había estado remojándose más tiempo y que le tocaba que lo curaran primero. Mi mamá sin ningún problema accedió salvándome así la vida sin saberlo: al comenzar la curación la piel de Misael se tornó morada; él comenzó a asfixiarse y después de varias convulsiones perdió la vida. Aparentemente la enfermera no diluyó la solución de Benzal líquido e Isodine.

Luego del horror vivido con Misael, con el tratamiento médico y la constante vigilia de mis papás comencé a recuperarme. Lamentablemente, a pesar de las precauciones por mantener un ambiente estéril, a las pocas semanas contraje varicela. Mi cuerpo se cubrió de pústulas y la herida aún abierta se infectó. Para evitar el riesgo de una septicemia, las pústulas tenían que ser removidas de las áreas quemadas con tijeras dentadas durante las curaciones.

Con la varicela mi condición comenzó a deteriorarse rápidamente. Llegó el momento en que dejé de comer y tuve que ser alimentado a través de sueros. Luego de un tiempo mis venas y arterias se deterioraron a tal grado que hubo necesidad de practicarme una veno-disección arriba del tobillo para alimentarme. La falta de alimento sólido llevó a que mi estómago se distendiera; comencé a presentar arritmias cardiacas y problemas pulmonares, además de las constantes convulsiones nocturnas provocadas por la falta de electrolitos. Luego de algunas semanas el jefe de pediatría, el doctor Eguiza, le dijo a mi papá que ya no había más que se pudiera hacer; que el deceso podría darse en cualquier momento.

El ‘Milagro’

Lo que sucedió después es algo que mi mamá hasta la fecha describe sin reservas como un milagro.

Ella terminaba su ronda del día en el hospital y salió del mismo sin rumbo fijo. Después de caminar por horas, hundida en su pena y sumergida en su miedo de perderme, llegó a una iglesia. Entró, rezó, lloró, y en su mente le habló a Dios: “si es tu voluntad, llévatelo, no quiero que siga sufriendo”.

En ese momento se percató de que había un frasco tirado. Sin dudar lo llenó de agua bendita, metió a escondidas el frasco al hospital, y en un acto de desesperación me dio a tomar el agua. Mi papá supo de esto hasta mucho después y los doctores nunca se enteraron.

Dada mi condición en general, y el estado de mi sistema digestivo en particular, uno podría pensar que el tomar agua innegablemente insalubre habría sido desastroso; increíblemente, sin embargo, a la mañana siguiente salí del letargo que me había envuelto por semanas y pedí sopa.

El doctor Eguiza, considerando que podría ser mi última comida, dio la orden para que me sirvieran un menú normal a pesar del peligro que representaba para mí el comer alimento sólido. A partir de ese día, sin embargo, ante el asombro del personal del hospital, comencé a recuperarme.

En el transcurso de dos semanas estaba fuera de peligro y fuera del hospital. Fue el mismo doctor Eguiza quien me bautizó como ‘El Milagrito’. De hecho, luego de mi recuperación se convirtió al Cristianismo dado que le atribuyó mi salvación a Jesús dadas las oraciones de mis papás.

¿Cómo puedo considerarme ateo?

Varias personas que conocen esta historia me han preguntado que cómo puedo ser ateo después de todo esto: “¿Cómo explicas lo que pasó? Pediste sopa ¡AL OTRO DÍA!”, “¿Y qué me dices de Misael? ¡La enfermera iba a curarte a ti!”, “¡Tanto el agua bendita como la comida que te dieron después pudieron matarte!”, “¡Ni el doctor tuvo una explicación para tu caso!”

Honestamente acepto que no puedo explicarlo. Sin embargo, tampoco puedo aceptar que fue un milagro—una transgresión intencional a las leyes naturales del universo llevada a cabo por Dios, el creador del universo.

El argumento principal es que existe una diferencia abismal entre algo que es muy poco, incluso infinitesimalmente, probable y algo que es imposible: si no compro boleto de lotería es imposible que gane; por el contrario, si sí lo compro, aunque es muy pero muy poco probable, puedo ganar.

En palabras de los expertos mi recuperación era muy poco probable, a tal grado que se pensó que no sobreviviría, pero ¿fue en realidad más bien imposible en el sentido de que forzosamente Dios tuvo que romper las leyes naturales para que pudiera recuperarme? ¿Es de verdad inconcebible pensar en un escenario muy poco probable en el que mi recuperación se diera respetando las leyes del universo?

Hay eventos muy pero muy poco probables que ocurren de manera relativamente frecuente; existen varios libros y publicaciones que describen algunos de los más extraordinarios (e.g., [1, 2]).

A pesar de que muchos de estos eventos se mantienen sin explicación, es importante entender que el hecho de que no se tenga explicación natural no quiere decir que ésta no exista. A lo largo de los siglos, dada nuestra ignorancia, hemos atribuido un gran número de fenómenos, ahora considerados naturales, a diversos agentes sobrenaturales.

La hipótesis de que mi recuperación fue un milagro no se puede falsificar; es decir, es imposible probar que no lo fue. De cualquier manera, hay sólo dos posibilidades: o fue un milagro o no lo fue. Dado que la segunda de estas dos opciones no requiere la existencia de un ser capaz de romper las leyes naturales que, además, decidió por alguna razón misteriosa intervenir para salvarme, considero que ésta es la más probable.

Ignorando por un momento lo que considero más probable, existen también razones de índole moral por las cuales prefiero creer que Dios no tuvo nada que ver con mi recuperación.

Si acepto que mi recuperación fue milagrosa, ¿qué hay de Misael? Ambos éramos niños inocentes, pero ¿él sí merecía morir? ¿No sería injusto por parte de Dios salvar a uno y no al otro?

Vamos a imaginar por el momento que hay una explicación para que Dios decidiera salvarme a mí y no a Misael. Si Dios, en su infinita sabiduría, tenía decidido que yo iba a sobrevivir, ¿acaso no pudo, de la misma manera en que supuestamente rompió las leyes naturales para salvarme, simplemente haber evitado el accidente? ¿Qué necesidad había de tanto sufrimiento, angustia, y zozobra?

El Dios al que mi mamá le atribuye mi recuperación es un Dios de amor y justicia, me resisto a pensar que toda la experiencia fue una prueba de fe o algo similar. Definitivamente prefiero un Dios indiferente, incluso uno inexistente, a uno sádico.

Finalmente, incluso si dejamos de lado todas estas importantes cuestiones, ¿qué clase de ególatra megalómano tendría que ser para creer que el mismísimo creador del universo personalmente intervino para salvarme?

Los Verdaderos Héroes

Seguramente nunca sabré si Dios intervino o no en mi recuperación, pero lo que sí sé, sin lugar a dudas, es que ésta habría sido todavía muchísimo menos probable de no haber sido por toda la gente involucrada en mi tratamiento médico.

¡Gracias a las incontables personas que a través de los siglos han contribuido al desarrollo de la medicina!

¡Gracias al equipo del doctor Eguiza por su experiencia y por su labor!

Por último y sobre todo, gracias a mis papás. ¡Gracias desde el fondo de mi corazón! Por su amor incondicional, por su vigilia voluntariamente asumida, constante y minuciosa, por tantas y tantas horas de impotencia, angustia, y sufrimiento.

Honor a quien honor merece; son todos ellos, personas de carne y hueso, a quienes considero los verdaderos héroes de la historia; son ellos quienes innegablemente y sin lugar a duda merecen los honores y a quienes debo mi vida.

Porto mis cicatrices con orgullo. Éstas representan para mí el hecho de que a pesar de que estamos irremediablemente sujetos a los caprichos crueles del universo, a través de nuestra razón, nuestro trabajo, y el amor que sentimos por nuestros semejantes, tenemos el poder de hacer de cosas casi imposibles felices realidades.

665263_10100600267281965_363817365_o

Hekanibru

P.D. Afortunadamente yo no recuerdo de nada de lo ocurrido. Todo lo descrito aquí lo sé por mis papás. Les dejo aquí la historia en palabras de mi papá.

¿Verdaderos poderes psíquicos!

Hace unos días me topé con un video muy interesante en donde se muestra a Dave, un poderoso psíquico, haciendo muestra de sus increíbles habilidades.

Todo ocurre en un plaza en Bruselas, en donde se invita a personas de manera aleatoria a participar en una sesión de adivinación. Increíblemente, ante el asombro y confusión de los participantes, ¡Dave es capaz de adivinar varias cosas impresionantemente específicas! El nombre de sus hijos, cuánto pagaron por su casa, cuánto dinero tienen en el banco, cómo se llama su pareja, etc. :S.

¿Cómo le hace?

Algún escéptico podría decir ‘Ah, pues es fácil, ¡los participantes seguramente son actores!’, pero en este caso no es así.

Resulta que se trata de una muy ingeniosa campaña de publicidad llevada a cabo por el banco belga Febelfin y la agencia de publicidad Duval Guillaume Modem. El objetivo de la campaña es concientizar a la gente sobre lo peligroso que puede ser compartir información financiera en internet.

Dave no es un psíquico, de hecho, es un actor que constantemente está recibiendo información a través de un pequeño micrófono en su oído. La información proviene de un grupo de hackers que, dado el nombre de la víctima, se ponen a buscar información en sitios web públicos. Las cosas que encuentran, como se muestra en el video, son verdaderamente impresionantes ¡y escalofriantes! Y digo escalofriantes porque no sólo encuentran fotos familiares y comentarios bobos, sino también tu edad, tu estado civil, tu domicilio, tus hobbies, los lugares que frecuentas, tu nivel socioeconómico, y un sinnúmero de datos personales que pueden ser usados en tu contra.

¿Alguna vez has mandado tu número de tarjeta de crédito/débito en un email? ¿O tal vez tienes datos personales en Facebook? ¿O será que usas Foursquare y le anuncias al mundo qué lugares frecuentas? Una gran parte de tu vida está en internet y podría se utilizada en tu contra. Sé cauto.

Los dejo con el famoso video. Espero que les guste.

Hekanibru

¡Se comen la popó!

Este es el mensaje popularizado por Martin Ssempa—un pastor cristiano ugandés—durante su campaña en contra de la homosexualidad.

En el siguiente video clip, tomado del muy recomendable documental Missionaries of Hate, se puede ver a Ssempa describiendo lo que según él ocurre en las habitaciones de los homosexuales.

A primera vista y para una persona con información, el video podría resultar ridículo y hasta chusco; digo, tanto el fisting, como la coprofilia y la coprofagia, no son prácticas exclusivamente homosexuales y casi está de más decir que no todos los homosexuales gustan de este tipo de cosas. Sin embargo, pensemos por un momento en el impacto que este video podría tener en alguien que no tiene mayor información. Alguien que vive en una zona remota y que en su vida ha escuchado sobre coprofilia. Alguien que, además, simplemente confía en los líderes morales de su comunidad.

Bajo esta óptica no le veo ni tantito de gracia. Me parece verdaderamente indignante que este tipo se dedique a esparcir su mensaje de odio lucrando con la ignorancia de la gente, especialmente considerando la situación de la comunidad homosexual en lugares como Uganda.

¿Sabías que en Uganda, como en muchos otros países subsaharianos, el ser homosexual es un delito?

Leíste bien, un delito. En aquellos países, los homosexuales no sólo tienen que preocuparse por ser discriminados o incluso golpeados, sino que podrían terminar en la cárcel. En particular, la homosexualidad en Uganda se castiga con penas de cárcel de hasta 14 años.

Por si esto fuera poco, en 2009 se propuso una ley antihomosexual bastante severa con el fin de “proteger a la familia tradicional”. De aprobarse dicha ley, se ampliaría la criminalización de la homosexualidad al introducirse la pena de muerte para las personas homosexuales reincidentes, que sean VIH-positivas, o que realicen actos homosexuales con menores de edad.

Como era de esperarse, la ley no fue bien recibida por la comunidad internacional e incluso hubo amenazas de algunos países europeos de retirar ayuda humanitaria; de cualquier manera, en una entrevista con The Guardian, el ministro de “Ética e Integridad”, James Nsaba Buturo, declaró que el gobierno ugandés está determinado a pasar la ley “incluso si esto significara renunciar a los tratados y convenios internacionales como la Declaración Universal de la ONU sobre Derechos Humanos, y a la financiación de donantes”. Desafortunadamente, a pesar de la presión internacional, la portavoz del parlamento declaró hace unos días que la ley será pasada antes del final de 2012.

Leyendo más sobre la postura del gobierno ugandés, además de la terrible desinformación sobre las prácticas sexuales homosexuales, parece ser que creen que la preferencia sexual es una cuestión de elección. Buturo incluso declaró que la ley antes mencionada podría modificarse para sustituir la pena de muerte por la cadena perpetua, ya que así “habría más tiempo para rehabilitación”. Pero, ¿cuál es la posición de la comunidad científica al respecto de la homosexualidad? ¿se trata de una cuestión de elección que tendría sentido castigar o premiar?

La American Psychological Association, junto con la American Psychiatric Association y la National Association of Social Workers declararon en 2006:

“A la fecha, no existe consenso científico sobre los factores específicos que hacen que un individuo sea heterosexual, homosexual, bisexual, incluyendo posibles efectos biológicos, psicológicos, o sociales relacionados con la orientación sexual de los padres.”

La American Academy of Pediatrics declaró en 2004:

“La orientación sexual probablemente no está determinada por un solo factor, sino por una combinación de influencias genéticas, hormonales y ambientales. En las últimas décadas, las teorías de base biológica se han visto favorecidas por los expertos. Aunque sigue existiendo controversia e incertidumbre en cuanto a la génesis de la variedad de orientaciones sexuales humanas, no hay evidencia científica de que la crianza anormal, el abuso sexual u otros acontecimientos adversos, influyan en la orientación sexual. El conocimiento actual sugiere que la orientación sexual se establece generalmente durante la primera infancia.”

El Royal College of Psychiatrists del Reino Unido, declaró en 2007:

“A pesar de casi un siglo de especulación psicoanalítica y psicológica, no hay evidencia sustancial para apoyar la idea de que la naturaleza de la crianza de los hijos o las experiencias de la primera infancia juega un papel en la formación de la orientación fundamental heterosexual u homosexual de una persona. Parecería que la orientación sexual es de naturaleza biológica, determinada por una compleja interacción de factores genéticos y el ambiente uterino temprano. La orientación sexual no es por lo tanto una elección.”

Parece ser que aunque todavía no se sabe a ciencia cierta qué causa que una persona tenga tal o cual preferencia sexual, la evidencia parece indicar al menos que no es una cuestión de elección. Así pues, incluso sin analizar la monstruosidad moral que representa, el castigar a alguien por ser homosexual es tan absurdo y ridículo como castigar a alguien por ser alegre o callado.

Es una verdadera ignominia lo que está ocurriendo en Uganda.

Hekanibru

Lucrando con lo Sobrenatural

Recientemente tuve la oportunidad de asistir al show de Penn & Teller. Una de las cosas que más me gustó, además de los fantásticos trucos por supuesto, fue el hecho de que durante el show, los carismáticos magos dejaron bien claro que la magia NO existe. Más aún, Penn expresó abiertamente que cualquier mago o psíquico profesional que diga lo contrario es un charlatán inmoral que debe ser expuesto.

Esto me hizo reflexionar sobre la enorme cantidad de personas alrededor del mundo que lucran con este tipo de cosas, y me puse a pensar en cuál será la tremenda magnitud del lucro en esta era de comercio en línea.

Como era de esperarse, uno puede encontrar prácticamente de todo en internet; desde magos y psíquicos, hasta lectura de cartas, pociones, cristales, amuletos, etc. Afortunadamente, me encontré un artículo que me alegró un poco.

Resulta ser que a partir de la temporada de otoño de este año, eBay prohibió la comercialización de varios servicios “sobrenaturales”. Dentro de los servicios prohibidos se encuentran consejos, hechizos, maldiciones, conjuros, servicios de magia, oraciones, bendiciones, servicios psíquicos, lectura del tarot, Reiki, pociones, sesiones de sanación, entre otros.

La vocera Johnna Hoff dijo que tanto los clientes como los proveedores de dichos servicios frecuentemente se encuentran en situaciones “difíciles de resolver”; así pues, a partir del pasado 30 de agosto, el sitio ha comenzado a bloquear los listados de esta clase de servicios. Por otro lado, también aclaró que los artículos que tienen un valor intrínseco (como cristales o inciensos) seguirán permitiéndose.

¿Qué les parece la decisión de eBay? ¿Habrá sido tomada en base a consideraciones puramente comerciales? Quiero pensar que no; en mi opinión, la comercialización de cualquier servicio “sobrenatural” debería ser legalmente considerada como el fraude que es.

Ustedes, ¿qué opinan?

Hekanibru

Esqueletos Gigantes descubiertos por la National Geographic Society

De acuerdo a un artículo de la revista Hindu Voice monthly, un equipo de la National Geographic Society, en colaboración con el ejército indio, descubrió un esqueleto humano gigante.

El esqueleto fue descubierto en la región norte de India

“Reciente actividad exploratoria en la región norte de India reveló los restos de un esqueleto humano de tamaño fenomenal” menciona el artículo. Más aún, se menciona que también fueron encontradas tabletas con inscripciones que sugieren que el gigante perteneció a una raza de super humanos, de los que se hace mención en la Mahabharata, un poema épico Hindú que data de alrededor del año 200 antes de Cristo.

Qué impresionante, ¡no? No cabe duda de que somos todavía muy ignorantes ante los misterios de nuestro propio mundo.

Hekanibru

OK.

¿Se la creyeron?

Si fueron curiosos, notarán que la liga al artículo de la Hindu Voice monthly nos lleva al sitio de la revista y no al artículo que cito (y dicho sea de paso el sitio mismo no se ve muy serio que digamos). Por otro lado, las demás ligas son sólo de referencia así que no cuentan.

Alguien podría decir que no revisó las fuentes porque sabe que aquí en Pedazos de Carbono somos gente seria (:P) y solemos publicar cosas bien sustentadas. Nos quedaríamos con los cumplidos, sin embargo, esa persona estaría mal. Es importante exhibir un pensamiento crítico ante cualquier afirmación viniendo de cualquier fuente.

Aun cuando lo que leamos esté aparentemente bien citado, debemos ser capaces de reconocer la calidad de las fuentes. Esto puede no ser trivial. Por ejemplo, al contrario de lo que mucha gente piensa, nuestra queridísima Wikipedia NO es una fuente confiable dado que cualquier persona puede editarla.

Finalmente, dadas las herramientas que tenemos a nuestro alcance, es bastante fácil buscar más información al respecto para corroborar la información que se nos presentó. Una simple consulta en Google por “Skeleton of Giant” nos lleva a un artículo de la National Geographic Society en donde se desmiente todo este asunto.

¡Abusados!

Si conoces a alguien que sí se la hubiera creído, ¿por qué no le mandas casualmente la liga a este artículo? :).

Hekanibru