¿Puede la ciencia explicar las experiencias cercanas a la muerte?

De acuerdo a un grupo de científicos de la Universidad de Michigan, un incremento en la actividad eléctrica del cerebro podría ser responsable por las vívidas experiencias descritas por personas que han estado a punto de morir.

La neurofisióloga Jimo Borjigin de la Universidad de Michigan y su equipo llevaron a cabo un estudio en donde se encontraron altos niveles de ondas cerebrales en ratas justo antes de morir. Se cree que este tipo de actividad cerebral podría conducir a altos estados de lucidez en los humanos.

La doctora Borjigin comentó: “Se pensó alguna vez que luego de la muerte clínica el cerebro permanecía inactivo o hipoactivo, con menos actividad que cuando uno se encuentra despierto, y hemos demostrado que esto definitivamente no es el caso. De hecho, el cerebro está mucho más activo durante el proceso de la muerte que en condiciones normales.”

En todo el mundo son comunes las experiencias vividas por gente que ha estado a punto de morir: desde ver pasar tu vida ante tus ojos, hasta ver brillantes luces y vivir experiencias ‘fuera’ del cuerpo. Estudiar estos fenómenos en los humanos es difícil por lo que se sabe poco de ellos.

Para investigar más al respecto, los científicos de la Universidad de Michigan monitorearon 9 ratas durante su muerte. En los 30 segundos luego de que el corazón del animal se detuvo, los científicos detectaron un incremento significativo en las ondas cerebrales de alta frecuencia, lo que se conoce como oscilaciones gamma. Estos pulsos constituyen una de las características neuronales asociadas a la conciencia en humanos, especialmente cuando ayudan a ligar información en diferentes partes del cerebro.

En las ratas, esta actividad eléctrica se encontró a más altos niveles justo después del paro cardiaco que cuando los animales se encontraban sanos y despiertos. La doctora Borjigin comentó que es factible que lo mismo ocurre en los humanos y que eso podría explicar las comunes visiones antes descritas: “este estudio nos da un marco de trabajo para comenzar a explicar estas visiones. El hecho de que se vea luz quizá indica que la corteza visual del cerebro está altamente activada, y existe evidencia que sugiere que esto es lo que ocurre ya que hemos visto oscilaciones gamma en el área del cerebro que está justo sobre la corteza visual”. También aclaró que para confirmar todo esto se requiere un estudio con humanos que han experimentado una muerte clínica y que han sido resucitados.

Muy interesante, ¿no creen? :).

Hekanibru

Fuentes: [1].

¿Realmente usamos sólo el 10% de nuestro Cerebro?

El cerebro es realmente impresionante y eso que sólo usamos el 10%. ¡Imagínate de lo que somos capaces!

Lo he escuchado una y otra vez. Y de hecho, hasta hace algunos años (cuando por fin me puse a pensar e investigar al respecto), yo también lo decía, dándole cabida a la posibilidad futura de cosas como la telepatía o la telequinesis.

La evidencia científica que tenemos, sin embargo, sugiere que todo este asunto del 10% se trata de un mito.

Primero, el tejido cerebral es metabólicamente caro de desarrollar y mantener. Sería realmente muy extraño que después de millones de años de selección natural, tuviéramos cerebros tan masivamente subutilizados.

Segundo, amplia evidencia del área de la neurología clínica sugiere que perder el 90% de la masa cerebral tiene consecuencias catastróficas. Por otro lado, parece ser que no existe un área en el cerebro que pueda ser destruida (por trauma o derrame) sin afectar al paciente. Finalmente, no se han descubierto áreas que, al estimularlas eléctricamente durante una neurocirugía, no afecten de alguna manera al paciente.

Tercero, el desarrollo de instrumentos sofisticados (como los magnetoencefalógrafos) ha permitido descubrir un gran número de funciones fisiológicas que corresponden a ciertas áreas del cerebro. El objectivo de la psicobiología es el entender la relación entre los cambios (eléctricos, químicos, y magnéticos) que ocurren en el cerebro, y los fenómenos mentales y de comportamiento. A pesar de los grandes avances de la psicobiología, todavía no se han encontrado áreas a las que no se les haya asignado alguna función.

La evidencia discutida anteriormente sugiere de manera contundente que no usamos sólo el 10% de nuestro cerebro. Algún listillo podrá decir que la cifra se refiere a capacidad; sin embargo, el hablar de porcentajes de la capacidad cerebral no tiene sentido ya que se desconoce cuál es la máxima capacidad de éste. Ahora que lo pienso, creo que incluso ni siquiera está claro qué es la capacidad cerebral, y ¡mucho menos cómo se mide!

En fin, este parece ser uno de esos mitos que se resisten a morir porque sería genial si fueran ciertos. Después de todo, ¡¿a quién no le gustaría tener los poderes del Profesor X?! Sin embargo, creo que es más conveniente que los mitos sean reconocidos como tales; el confundir la realidad con la ficción puede traernos severas consecuencias.

Hekanibru

Fuentes: [1], [2], [3].