¿Vives tu ateísmo en secreto?

hiding-in-closet

A mi esposa siempre le han interesado los temas de justicia social. Como abogada, podría hacer una fortuna trabajando para una corporación multinacional; sin embargo, ha decidido dedicar su vida profesional a ayudar a inmigrantes con pocos recursos económicos.

Es verdaderamente admirable la manera tan genuina en que se preocupa por el bienestar de los demás. Siendo honesto, la considero una de las personas más respetuosas, sencillas, compasivas, caritativas, amables, justas, y sinceras que conozco.

Ah, además, es atea.

Pero, ¡cómo? ¡Los ateos no aceptan a Dios! ¡SON EGOÍSTAS, RUÍNES, E INMORALES!

Desafortunadamente esta clase de prejuicios son todavía bastante comunes en Latinoamérica.

Estoy plenamente convencido de que un sinnúmero de personas religiosas cambiarían su forma de pensar acerca de los ateos si tuvieran la oportunidad de conocer a alguien como Cristina.

Irónicamente, aunque existen millones de personas admirables que no creen en Dios, muchas han decidido vivir su ateísmo en secreto por miedo a represalias.

¿Eres una de ellas?

Si tu integridad física no está en riesgo, ¡TE EXHORTO A ROMPER EL SILENCIO Y DECLARAR TU ATEÍSMO! 

Afronta a tus familiares y amigos. Destruye el estereotipo del monstruo ateo inmoral.

¿Decirle a mi mamá que no creo en Dios? ¡Ay no! ¡Se va a preocupar por mí! ¡Va a sufrir mucho!

Sé que no es fácil, créeme, yo pasé por lo mismo hace unos años. Entiendo perfectamente que te preocupes por cómo se pueda tomar la noticia pero, piénsalo, el hecho de que tener un hijo ateo sea causa de preocupación y sufrimiento ¡es precisamente lo que está mal!

Mostrémosle al mundo con nuestro ejemplo que los ateos, como cualquiera, podemos ser personas de bien.

Hekanibru

¿Qué tiene de malo lo que pasó en Monterrey?

El sábado pasado la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, entregó las llaves de la ciudad a Jesucristo y declaró a Dios como “máxima autoridad en el municipio”.

“Es por eso que hoy estamos aquí reunidos, y yo Margarita Alicia Arellanes Cervantes entrego la ciudad de Monterrey, Nuevo León, a nuestro señor Jesucristo, para que su reino de paz y bendición sea establecido. Abro las puertas de este municipio a Dios como la máxima autoridad, reconozco que sin su presencia y su ayuda no podemos tener éxito real.”

Las declaraciones de Arellanes han causado revuelo en todo México; hay incluso quien opina que se trató de una violación a la Constitución. Pero, honestamente, ¿qué tiene de malo lo que pasó? ¿Realmente es para tanto? Digo, ¡ya hasta se disculpó!

Yo creo que sí es para tanto y en este post trato de explicar por qué.

La cuestión de la legalidad de las declaraciones está abierta al debate. Bien es cierto que cada quien, como individuo, es libre de creer y declarar lo que guste; sin embargo, el que la *alcaldesa* lo haga y que, además, entregue simbólicamente las llaves de la ciudad es distinto. Estoy seguro de que si todo esto lo hubiera hecho un Don Nadie, nada de esto habría sido noticia. De cualquier manera, no me quiero ir por el lado legal. No conozco las leyes a fondo y, dados los antecedentes (con Fox y la “Morenita”, por ejemplo), no le veo mucho caso.

Independientemente de si fue anticonstitucional o no, me gustaría analizar lo declarado por Arellanes más allá de la entrega de la ciudad. Analicemos algunas de sus declaraciones (tomadas textualmente del video):

“Es curioso como algunos se escandalizan si hablamos de Dios públicamente. Hasta se muestran intolerantes.”

Es importante entender que el criticar algo con fundamento no constituye intolerancia. Lo que es verdaderamente curioso es que para mucha gente la religión debe estar exenta de crítica: “Es mi fe. Respétala.” En todos los demás ámbitos sociales—como el político, el social, o el científico—la crítica es una parte fundamental. El debate respetuoso y abierto de las ideas es crucial para el avance y para la resolución de conflictos. Si no quieres que nadie critique tus creencias, no las discutas públicamente.

“Vivimos en una nación que canta día a día que el destino eterno de los mexicanos ‘por el dedo de Dios se escribió’, pero al mismo tiempo lo combinamos actuando en secreto, ignorándolo casi en todas las demás esferas de la sociedad. Está de más explicar lo que una sociedad sin Dios puede tener: dolor, pobreza, violencia, y el resquebrajamiento moral.”

Voy a dejar de lado la referencia al Himno Nacional; digo, también dice que estamos “al grito de guerra” y demás cosas que han dejado de ser relevantes. Más aún, la Constitución establece a la nación mexicana como una república laica. Lo que aquí me llama más la atención es lo que opina Arellanes de una sociedad ‘sin Dios’.

Desafortunadamente, todas las características que menciona son comunes en varias naciones Africanas, que además son también de las más religiosas del mundo, mientras que todo lo contrario ocurre con Escandinavia, una de las zonas menos religiosas del mundo. De hecho, existen varios estudios que, de hecho, sugieren que a mayor religiosidad hay mayores índices de resquebrajamiento moral, violencia, y pobreza.

“Nos toca a nosotros edificar juntos sin divisiones una muralla de fortaleza para nuestras familias y para las futuras generaciones. Hemos sido en los últimos meses, y lo digo con humildad, testigos de un cambio positivo cada vez más evidente en nuestra ciudad y podemos decir que esto ha sucedido porque le hemos abierto las puertas a Dios. Reconociendo que la participación humana es indispensable, sabemos que por sí sola no tiene la capacidad de revertir las tinieblas que sólo la luz de la fe de Dios puede desvanecer”.

Primero, ¿cómo espera Arellanes edificar sin divisiones cuando ella misma, por su sola presencia en un acto Cristiano, polariza a la sociedad? Pero no nos entretengamos mucho con esto. Lo que más me incomoda de esta parte del discurso es que, de manera sumamente concisa y tajante, no sólo le atribuye el cambio positivo que ha visto Monterrey a Dios, sino que declara que como humanos no tenemos la capacidad de “revertir las tinieblas” o de resolver nuestros problemas.

Me pregunto qué pensará realmente de esto toda la gente de Monterrey, y de todo el país, que día a día trabaja por un México mejor. ¿Qué dirá el policia regio, honesto y trabajador, que pone literalmente su vida en peligro a diario combatiendo el crímen y la violencia? El declararnos incapaces de resolver nuestros problemas sin Dios es una actitud servil no digna de nuestra inteligencia. El cambio positivo en Monterrey puede explicarse de muchas maneras que nada tienen que ver con Dios. En lugar de refugiarnos en Él, tenemos que ver al mundo de frente con plena consciencia de que está en nosotros asumir la responsabilidad y resolver nuestros problemas.

Honestamente me tiene sin cuidado si se le entrega la ciudad a Jesús, Alá, o Gokú. Pero el trasfondo de las declaraciones de Arellanes va más allá de un simple evento simbólico. Nos muestra, por un lado, la profunda ignorancia y desinformación que aún existe en México; y por otro, lo común y popular de la desafortunada y errónea visión de que el hombre sin Dios no tiene esperanza alguna.

Hekanibru

Una verdad incómoda sobre la madre Teresa

Hoy quiero compartir con ustedes un artículo que habla sobre una de las mujeres más veneradas por propios y extraños en el ámbito del altruismo: la madre Teresa de Calcuta. En dicho artículo, se cita un estudio—llevado a cabo por Serge Larivée y Geneviève Chénard de la Universidad de Montreal, así como Carole Sénéchal de la Universidad de Ottawa—en donde se concluye que el altruismo y la generosidad atribuidos a la madre Teresa no tienen fundamento sólido, y que su imagen y su posterior beatificación fueron cuidadosamente manufacturadas a través de una campaña mediática.

teresa

Los investigadores llegaron a esta conclusión luego de analizar más de 500 documentos sobre la vida y obra de la madre Teresa. Más aún, también hacen mención de un número de problemas relacionados con el proceso de su beatificación, incluyendo “su manera sospechosa de cuidar de los enfermos, sus cuestionables contactos políticos, la manera en que administró las grandes sumas de dinero que recibió, y sus opiniones por demás dogmáticas sobre el aborto, la anticoncepción, y el divorcio”.

Los enfermos deben sufrir como Cristo en la cruz

Según el artículo, al tiempo de su muerte la madre Teresa había abierto 517 misiones encomendadas al cuidado de pobres y enfermos en más de 100 países. Dichas misiones han sido descritas como “lugares para morir” por doctores que visitaron estos establecimientos en Calcuta. Se observó una falta grave de higiene, incluso condiciones insalubres, además de un cuidado mediocre, comida inadecuada, y ausencia de analgésicos. A diferencia de lo que uno podría imaginarse, estas circunstancias aparentemente no son el resultado de falta de recursos económicos; la congregación fundada por la madre Teresa, Las Misioneras de la Caridad, recaudó millones de dólares. La causa de esta situación parece haber sido más bien un particular entendimiento del dolor y la muerte. Como fue reportado en su momento por Christopher Hitchens, al ser confrontada sobre la lamentable condición de sus misiones, la madre Teresa se defendió diciendo que “hay algo hermoso en ver a los pobres aceptar su suerte y sufrirla como la pasión de Cristo. El mundo gana mucho de su sufrimiento”. Sin embargo, cuando ella misma tuvo necesidad de tratamiento médico, lo recibió en un moderno hospital en Estados Unidos.

Política cuestionable y contabilidad misteriosa

La madre Teresa fue generosa en cuanto a sus oraciones pero más bien avara en cuanto a los millones que su fundación recaudó para aliviar el sufrimiento humano. Durante varias inundaciones en India o luego de una explosión de una planta de pesticidas en Bhopal, la madre envió numerosas oraciones pero ninguna ayuda económica directa. Por otro lado, no tuvo duda alguna en aceptar honores y ayuda económica de la dictadura Duvalier de Haití. De acuerdo con Larivée, varios millones de dólares fueron transferidos a las cuentas de Las Misioneras de la Caridad, algunas de las cuales se mantuvieron en secreto. “Tomando en cuenta la gestión ahorrativa de la obra de la madre Teresa, uno podría preguntarse a dónde se fueron los millones de dólares destinados para los más pobres de los pobres”.

La campaña mediática rumbo a la Santidad

¿Cómo pudo ser que a pesar de estos hechos la madre Teresa se considera un ejemplo de santidad y bondad? De acuerdo con los investigadores, el encuentro entre ella y el periodista conservador de la BBC Malcom Muggeridge ocurrido en 1968 en Londres, fue crucial. Muggeridge decidió apoyar su causa; filmó un documental y escribió un libro sobre la madre Teresa presentándola al mundo. Posteriormente, la madre Teresa viajó por todo el mundo y recibió numerosos premios, incluyendo el Premio Nobel de la Paz en 1979. En su discurso de aceptación, hablando sobre las mujeres bosnias violadas por los serbios que buscaban el aborto, dijo: “Yo siento que el mayor destructor de la paz hoy en día es el aborto, porque es una guerra directa, un asesinato directo, matanza directa de la propia madre”.

Después de su muerte, el Vaticano decidió obviar el usual periodo de espera de cinco años para comenzar el proceso de beatificación. El milagro atribuido a la madre Teresa fue la curación de una mujer, Monica Besra, quien había estado sufriendo de fuertes dolores abdominales. La mujer declaró que fue curada luego de que una medalla bendecida por la madre Teresa fue colocada en su abdomen. Los médicos, sin embargo, opinaron de otro modo: el quiste de ovario y la tuberculosis de la que sufría la paciente fueron sanados por las medicinas que se le habían dado. El Vaticano, sin embargo, llegó a la conclusión de que era un milagro. “¿Qué podría ser mejor que la beatificación seguida de la canonización de este modelo de persona para revitalizar la Iglesia e inspirar a los fieles, especialmente en un momento en que las iglesias están vacías y la autoridad romana está en decadencia?” Larivée y sus colegas preguntan.

¿Cómo ven? Interesante, ¿no les parece?

Me pregunto qué otras figuras históricas habrán sido el producto de los medios sin realmente merecerlo.

Hekanibru

P.D. Si vous parlez Français, vous pouvez acheter l’article original ici.