Una clase dividida

Hace algún tiempo leí sobre un experimento sobre discriminación y racismo muy interesante realizado por Jane Elliott—una ex maestra de primaria reconocida por su labor como educadora, feminista, y activista.

El experimento, popularmente conocido como “el ejercicio ojos azules – ojos cafés”, fue conducido por primera vez por Elliott en abril de 1968, en su clase de primaria en una pequeña comunidad en Iowa. La efectividad y el impacto de éste es tal, que Elliott ganó gran reconocimiento y fama alrededor Estados Unidos como educadora y activista anti racismo. A continuación se los presento.

aclassdivided

Día 1

Elliott comienza su clase preguntándole a los estudiantes sobre la Semana Nacional de la Hermandad, sobre lo que significa y sobre si hay personas en Estados Unidos quienes no son tratados como hermanos. Los niños responden que sí, que los negros y los nativos americanos no son tratados como hermanos. Elliott les propone un experimento para ayudar a los estudiantes a entender lo que significa la discriminación.

La maestra sugiere que durante dos días, la clase (todos ellos blancos) será dividida en dos grupos: los niños de ojos azules y los niños de ojos cafés, y que durante el primer día, la gente de ojos azules es mejor que la gente de ojos cafés. Esto significa que los primeros tienen tiempo de receso extra, pueden tomar agua directamente de la fuente de agua, pueden comer platos extra durante el almuerzo, y pueden jugar en los juegos (resbaladilla, pasamanos, etc.) de la escuela. Los niños de ojos cafés tienen que usar vasos de papel para tomar agua, no pueden jugar con los niños de ojos azules, no pueden usar los juegos de la escuela, y tienen que usar collares para poder ser identificados fácilmente.

Durante el resto del día, tanto dentro como fuera del salón de clase, Elliott se empeña en mencionar lo mucho que los niños de ojos cafés tardan en completar sus actividades, qué tan mal preparados están, cómo nunca toman las cosas seriamente, y el hecho de que son en general mal portados y disruptivos. La maestra alienta a los niños de ojos azules a apoyarla y les da ejemplos de estas supuestas deficiencias de conducta.

Una de las cosas más sorprendentes es qué tan rápida y fácilmente los niños de ojos azules toman el rol de abusadores (bullies), delatores, e intolerantes. Un niño sugiere que Elliott debería mantener un metro cerca para poder mantener a los mal portados niños de ojos cafés bajo control. Algunos niños de ojos azules comienzan a llamar ‘ojos-cafés’ a sus contrapartes, de una manera que es comparada explícitamente por uno de los niños al uso que se le da a la palabra nigger para con los afroamericanos en Estados Unidos.

Día 2

Al siguiente día es el turno de los niños de ojos cafés de ser mejores que los niños de ojos azules. Todos los privilegios que se les dieron a los niños de ojos azules el día anterior son ahora dados a los niños de ojos cafés. A pesar de haber sido el blanco de discriminación sólo por el color de sus ojos, o tal vez por esta razón, los niños de ojos cafés toman la posición de intolerantes y atormentadores fácilmente y de buena gana. Un niño de ojos azules describe su experiencia durante el segundo día como ser un perro amarrado.

Al final del día, Elliott explícitamente conduce a los estudiantes a la moraleja del experimento al preguntarles si es que, basados en el color de los ojos o de la piel, deberían decidir si alguien es bueno o malo, o si esas cosas hacen que una persona sea buena o mala. Todos los niños dicen que no.

*

Luego de varios experimentos similares, Elliott descubrió algo sumamente importante: los niños que son privilegiados por el color de sus ojos (ya sean azules o cafés) tienen mejor desempeño académico que los niños que son discriminados.

El programa Frontline de la PBS realizó un documental sobre el experimento de Jane Elliott, llamado ‘Una clase dividida‘. En él se hace una reunión de alumnos 14 años después de haber sido parte del experimento y se discute el impacto que haber sido parte de aquella experiencia tuvo en sus vidas. Es verdaderamente increíble lo efectivo de la lección de Elliott. De verdad se los recomiendo mucho. Aquí lo pueden ver en línea (en inglés).

Encontré también un extracto del documental (en español) en donde se muestra el experimento:

Definitivamente me haré cargo de enseñar esta valiosa e importantísima lección a mis hijos algún día.

Hekanibru

Kumaré – La Historia Verdadera de un Falso Profeta

Hace unos días vi algo en Netflix que me gustó mucho y que me gustaría compartir con ustedes.

kumare

Se trata de Kumaré, un documental que cuenta la historia del director Vikram Gandhi en un intento muy original (y arriesgado) de descubrir qué hay detrás de la inmensa popularidad que tienen los maestros espirituales conocidos como gurús.

Para filmar el documental, el director—de padres indios pero nacido en Nueva Jersey—cambió completamente su aspecto, adaptó costumbres extrañas (como dormir a la intemperie), y hasta modificó su acento, para crear un alter-ego conocido como Sri Kumaré (el maestro Kumaré). Luego, se sacó una filosofía de la manga—acompañada de algunos ritos, parábolas, posiciones de yoga, meditaciones, y cánticos—y se lanzó a Phoenix, Arizona a buscar seguidores.

SPOILER ALERT! Si no quieres enterarte de los detalles, échate el trailer al final sin leer lo que sigue.

Es sumamente interesante lo que ocurre en Arizona. A pesar de lo ridículo de la parafernalia creada alrededor de Kumaré, rápidamente cobra popularidad y la gente comienza a seguirlo. Y digo ridículo no por ser espiritual, sino porque algunas de las cosas que enseña a sus discípulos incluyen, por ejemplo, un ejercicio de yoga en donde tienes que mover tu brazo en círculos como tocando una guitarra eléctrica, o en donde tienes que sacar la lengua como perro; un cantito sin sentido repitiendo ‘Kumaré’ con mucho sentimiento; o la idea de que tienes que visualizar una energía azul dentro de tu cuerpo y proyectarla hacia afuera ¡cual kame-hame-ha!

Pero el maestro va más allá. A uno de sus discípulos lo convence a adorar un altar en donde está una fotografía de Kumaré, de Obama, y ¡de Osama Bin Laden! Luego, Kumaré procede a pintarle un caricatura abstracta de un pene en la frente. Por si esto fuera poco, Kumaré le muestra el dibujito al bienaventurado y éste ni se inmuta. ¿Se imaginan el nivel de enajenación necesario para que no te des cuenta de que estás meditando ante las fotografías de un desconocido, de Obama, y de Osama Bin Laden, ¡con un pene en la frente!?

En fin, así sigue Kumaré presentándose en eventos alrededor de Phoenix en preparación para un retiro espiritual con una docena de discípulos elegidos. Sin embargo, lo que ocurre después es lo que más me llamó la atención: Vikram Gandhi, luego de vivir como Kumaré por un tiempo, comienza a creerse la filosofía que inventó.

Existe una página Web, separada de la página del documental, en donde se aborda el Método Kumaré con detalle:

El Método Kumaré, usualmente llamado Yoga Adarsha o la Yoga del Espejo, es un método de transformación personal que incluye un régimen de asanas, pranayama, kriyas, metafísica, discurso filosófico, y sonido, todo en el contexto de una meditación reflexiva profunda o Adarsha. La palabra sánscrita “Adarsha” ha sido traducido por escolares como “el ideal”, “el espejo”, o incluso “la no visión”. El Método Kumaré es una ruta acelerada a la felicidad, y permite que cada persona sea capaz de encarnar a su propio Adarsha, su imagen ideal.

Fuera de la palabrería, como lo explica el mismo Gandhi en una entrevista con Stephen Colbert, la idea básica es que todos tenemos respuestas a nuestros problemas dentro de nosotros y que no necesitamos de líderes espirituales o religiosos para descubrirlas: “Me llamo Kumaré, soy un gurú, pero sólo soy un reflejo del gurú que llevas dentro”.

Así pues comienza el retiro espiritual. Poco a poco, sin embargo, las burlas y la irreverencia de Gandhi dan paso a un sentimiento de culpabilidad. Toda esta gente genuinamente cree en él. Toda está gente ha confiado en él sus más íntimos problemas. Toda esta gente está ahí, cantando Kumaré con penes en la frente. Una especie de pena ajena mal plan se proyecta en ti como espectador, y no puedes hacer nada más que sentirte cucaracha al ver a los devotos tocando sus guitarras eléctricas imaginarias.

El desenlace del documental se da cuando Kumaré se presenta ante sus seguidores y descubre su verdadera identidad como Vikram Gandhi, un wey x de Nueva Jersey. Uff… se pone bueno. De verdad, les recomiendo mucho verlo.

Los dejo con el trailer:

Y con algunas ligas:

Hekanibru

¡Se comen la popó!

Este es el mensaje popularizado por Martin Ssempa—un pastor cristiano ugandés—durante su campaña en contra de la homosexualidad.

En el siguiente video clip, tomado del muy recomendable documental Missionaries of Hate, se puede ver a Ssempa describiendo lo que según él ocurre en las habitaciones de los homosexuales.

A primera vista y para una persona con información, el video podría resultar ridículo y hasta chusco; digo, tanto el fisting, como la coprofilia y la coprofagia, no son prácticas exclusivamente homosexuales y casi está de más decir que no todos los homosexuales gustan de este tipo de cosas. Sin embargo, pensemos por un momento en el impacto que este video podría tener en alguien que no tiene mayor información. Alguien que vive en una zona remota y que en su vida ha escuchado sobre coprofilia. Alguien que, además, simplemente confía en los líderes morales de su comunidad.

Bajo esta óptica no le veo ni tantito de gracia. Me parece verdaderamente indignante que este tipo se dedique a esparcir su mensaje de odio lucrando con la ignorancia de la gente, especialmente considerando la situación de la comunidad homosexual en lugares como Uganda.

¿Sabías que en Uganda, como en muchos otros países subsaharianos, el ser homosexual es un delito?

Leíste bien, un delito. En aquellos países, los homosexuales no sólo tienen que preocuparse por ser discriminados o incluso golpeados, sino que podrían terminar en la cárcel. En particular, la homosexualidad en Uganda se castiga con penas de cárcel de hasta 14 años.

Por si esto fuera poco, en 2009 se propuso una ley antihomosexual bastante severa con el fin de “proteger a la familia tradicional”. De aprobarse dicha ley, se ampliaría la criminalización de la homosexualidad al introducirse la pena de muerte para las personas homosexuales reincidentes, que sean VIH-positivas, o que realicen actos homosexuales con menores de edad.

Como era de esperarse, la ley no fue bien recibida por la comunidad internacional e incluso hubo amenazas de algunos países europeos de retirar ayuda humanitaria; de cualquier manera, en una entrevista con The Guardian, el ministro de “Ética e Integridad”, James Nsaba Buturo, declaró que el gobierno ugandés está determinado a pasar la ley “incluso si esto significara renunciar a los tratados y convenios internacionales como la Declaración Universal de la ONU sobre Derechos Humanos, y a la financiación de donantes”. Desafortunadamente, a pesar de la presión internacional, la portavoz del parlamento declaró hace unos días que la ley será pasada antes del final de 2012.

Leyendo más sobre la postura del gobierno ugandés, además de la terrible desinformación sobre las prácticas sexuales homosexuales, parece ser que creen que la preferencia sexual es una cuestión de elección. Buturo incluso declaró que la ley antes mencionada podría modificarse para sustituir la pena de muerte por la cadena perpetua, ya que así “habría más tiempo para rehabilitación”. Pero, ¿cuál es la posición de la comunidad científica al respecto de la homosexualidad? ¿se trata de una cuestión de elección que tendría sentido castigar o premiar?

La American Psychological Association, junto con la American Psychiatric Association y la National Association of Social Workers declararon en 2006:

“A la fecha, no existe consenso científico sobre los factores específicos que hacen que un individuo sea heterosexual, homosexual, bisexual, incluyendo posibles efectos biológicos, psicológicos, o sociales relacionados con la orientación sexual de los padres.”

La American Academy of Pediatrics declaró en 2004:

“La orientación sexual probablemente no está determinada por un solo factor, sino por una combinación de influencias genéticas, hormonales y ambientales. En las últimas décadas, las teorías de base biológica se han visto favorecidas por los expertos. Aunque sigue existiendo controversia e incertidumbre en cuanto a la génesis de la variedad de orientaciones sexuales humanas, no hay evidencia científica de que la crianza anormal, el abuso sexual u otros acontecimientos adversos, influyan en la orientación sexual. El conocimiento actual sugiere que la orientación sexual se establece generalmente durante la primera infancia.”

El Royal College of Psychiatrists del Reino Unido, declaró en 2007:

“A pesar de casi un siglo de especulación psicoanalítica y psicológica, no hay evidencia sustancial para apoyar la idea de que la naturaleza de la crianza de los hijos o las experiencias de la primera infancia juega un papel en la formación de la orientación fundamental heterosexual u homosexual de una persona. Parecería que la orientación sexual es de naturaleza biológica, determinada por una compleja interacción de factores genéticos y el ambiente uterino temprano. La orientación sexual no es por lo tanto una elección.”

Parece ser que aunque todavía no se sabe a ciencia cierta qué causa que una persona tenga tal o cual preferencia sexual, la evidencia parece indicar al menos que no es una cuestión de elección. Así pues, incluso sin analizar la monstruosidad moral que representa, el castigar a alguien por ser homosexual es tan absurdo y ridículo como castigar a alguien por ser alegre o callado.

Es una verdadera ignominia lo que está ocurriendo en Uganda.

Hekanibru

¿Eres feliz?

Una de mis poesías favoritas termina con el verso:

Los objetivos son muchos,
tantos como hombres hay;
pero uno que es de todos
se llama felicidad.

Ciertamente, si me preguntaran en este momento cuál es mi mayor meta en la vida, seguramente diría ‘ser feliz’. La felicidad es algo a lo que todos aspiramos aunque, curiosamente, no se ha estudiado científicamente hasta muy recientemente.

Hace unos días vi un documental, llamado ‘Happy’, que explora de manera general el tema de la felicidad. En él, se discute la pregunta de los 64 millones: ‘¿Qué hace feliz a la gente?‘.

La película fue originalmente inspirada por un artículo publicado en el New York Times intitulado “Una nueva métrica de bienestar desde un pequeño reino feliz“, en donde Estados Unidos es catalogado en el lugar 23 en la lista de las naciones más felices del mundo. Con países mucho más pobres por encima, “Happy” argumenta que, una vez que tus necesidades básicas han sido cubiertas, los factores económicos tienen muy poco que ver con la felicidad. Usando un balance entre investigación científica e historias reales, los cineastas exploran algunas de las raíces no materiales de la felicidad, y en el proceso, muestran que, aunque no existe una fórmula predeterminada para ser feliz, todo mundo puede llegar a serlo.

Desafortunadamente, dadas las limitantes de tiempo, el documental me pareció un tanto superficial; sin embargo, toca temas muy interesantes de los cuales espero hablar aquí en el futuro. Uno de las cosas que más me llamó la atención es el fenómeno social japonés conocido como “Karōshi” (muerte por exceso de trabajo).

De acuerdo con el documental, existe una fuerte correlación entre la salud de un individuo y su felicidad. En Japón, catalogado como el país menos feliz del mundo industrializado, el Karōshi está siendo listado como la causa legal de muerte con una frecuencia alarmante. Por otro lado, en la isla japonesa de Okinawa vive un número desproporcionado de gente mayor de 100 años. Interesante, ¿no creen?

De verdad, les recomiendo mucho que le echen un ojo. Los dejo con el trailer.

Hekanibru

Deliver us from evil

Hoy vi un documental que me hizo llorar de coraje.

En él se relata la manera sistemática en que la Iglesia Católica encubre y protege a sus sacerdotes pedófilos, y de cómo, incluso el actual papa muy probablemente es cómplice de estos abominables y lamentables hechos.

Aunque no es fácil de ver, se los recomiendo. No podemos ignorar esta clase de cosas. No podemos fingir que nada pasa. Un sólo caso es suficiente para alzar la voz. Tanto los criminales como los encubridores deben ser llevados a la justicia. Incluso el papa si resultara ser cómplice.

Desde aquí le mando a cada uno de los perpetradores y encubridores el mensaje de Tim Minchin: fuck you motherfucker.

Hekanibru

Earthlings

Échenle un ojo a esto (para un semblante les recomiendo [1]).

Nunca me he sentido más avergonzado de ser humano.

Nunca más volveré a ser descortés con ningún ser viviente. Cuarto compromiso del Éxito – Og Mandino.

Hekanibru

Jesus Camp

He visto cosas bastante escalofriantes en mi vida. Desde documentales sobre asesinos seriales o lo paranormal que te dejan sin poder dormir bien durante días, hasta videos o imágenes que te impresionan de tal manera que permanecen tatuadas en tu mente para siempre. Debo decir también que pocas cosas han logrado espantarme realmente.

Esta es una de ellas:

It’s no wonder, with that kind of intense training and discipling, that those young people are ready to kill themselves for the cause of Islam. I wanna see young people who are as committed to the cause of Jesus Christ as the young people are to the cause of Islam. I wanna see them as radically laying down their lives for the Gospel as they are over in Pakistan and Israel and Palestine and all those different places, you know, because we have… excuse me, but we have the truth!

I can go into a playground of kids that don’t know anything about Christianity, lead them to the Lord in a matter of, just no time at all, and just moments later they can be seeing visions and hearing the voice of God, because they’re so open. They are so usable in Christianity.

Tal vez comenzar a ser pro-ateísmo de manera más activa no esté tan mal después de todo.

Aquí les dejo un link al documental. Para más información les recomiendo [1,2,3,4].

Hekanibru