Ceguera Social

Cuando iba en la primaria había un niño inválido uno o dos años menor que yo. Hace mucho que no pensaba en él. Nunca fuimos amigos, creo que ni siquiera cruzamos palabra, pero nunca se me va a olvidar.

Lo extraordinario de su historia es que, en lugar de tener una silla de ruedas como se esperaría, este pobre amigo… se arrastraba por la escuela.

Sí. Literalmente se arrastraba de un lado a otro.

De repente ibas a tu salón y te lo encontrabas, tratando tortuosamente de subir las escaleras. Salías al recreo y ahí estaba, comiendo algo en el piso, con su pantaloncito sucio. Que yo recuerde, nadie hacía nada por él. Pasabas a su lado sin mirarlo.

Como niños puedo entender que a ninguno de nosotros se nos haya ocurrido hacer algo por él, pero ¿a los maestros? ¿a las monjas? ¿a sus papás? ¿a los otros padres de familia?

Honestamente no me cabe en la cabeza cómo es que este niño tuvo que arrastrarse, por al menos 6 años, como si absolutamente nada pudiera haberse hecho al respecto. ¡Una silla de ruedas habría mejorado inconmensurablemente la vida de este niño! Pero no, el que se arrastrara simplemente se consideraba algo ‘normal’. No éramos una comunidad de monstruos inmorales, pero por alguna razón estábamos completamente ciegos ante la situación.

Hace no mucho, años después, este niño salió a colación de manera circunstancial. Admito con vergüenza que no fue hasta que relaté su precaria situación con cierto detalle, que caí en cuenta de que se le pudo haber ayudado muchísimo muy fácilmente :(.

¿Te has preguntado qué otras cosas ‘normales’ existen en tu entorno?

¿El perro vive toda su vida en la azotea?

¿Después de espantarlo y torturarlo, el torero mata al toro atravesándole una espada en el corazón, para entretener a la gente?

¿A tu amigo le dieron una golpiza sólo por ser afeminado?

¿Piensas menos de alguien en automático sólo porque no comparte tu religión?

¿El decirle indio o prieto a alguien es considerado un insulto?

¿A tu vecina de nuevo la golpeó su marido sólo por ‘respondona’?

Hay muchas cosas que no deberían ser consideradas normales; mucho del sufrimiento en este mundo es completamente innecesario. Pongamos en tela de juicio cada uno de nuestros prejuicios, opiniones, y creencias. La reflexión es el arma más efectiva en contra de la ceguera social.

Hekanibru

Una verdad incómoda sobre la madre Teresa

Hoy quiero compartir con ustedes un artículo que habla sobre una de las mujeres más veneradas por propios y extraños en el ámbito del altruismo: la madre Teresa de Calcuta. En dicho artículo, se cita un estudio—llevado a cabo por Serge Larivée y Geneviève Chénard de la Universidad de Montreal, así como Carole Sénéchal de la Universidad de Ottawa—en donde se concluye que el altruismo y la generosidad atribuidos a la madre Teresa no tienen fundamento sólido, y que su imagen y su posterior beatificación fueron cuidadosamente manufacturadas a través de una campaña mediática.

teresa

Los investigadores llegaron a esta conclusión luego de analizar más de 500 documentos sobre la vida y obra de la madre Teresa. Más aún, también hacen mención de un número de problemas relacionados con el proceso de su beatificación, incluyendo “su manera sospechosa de cuidar de los enfermos, sus cuestionables contactos políticos, la manera en que administró las grandes sumas de dinero que recibió, y sus opiniones por demás dogmáticas sobre el aborto, la anticoncepción, y el divorcio”.

Los enfermos deben sufrir como Cristo en la cruz

Según el artículo, al tiempo de su muerte la madre Teresa había abierto 517 misiones encomendadas al cuidado de pobres y enfermos en más de 100 países. Dichas misiones han sido descritas como “lugares para morir” por doctores que visitaron estos establecimientos en Calcuta. Se observó una falta grave de higiene, incluso condiciones insalubres, además de un cuidado mediocre, comida inadecuada, y ausencia de analgésicos. A diferencia de lo que uno podría imaginarse, estas circunstancias aparentemente no son el resultado de falta de recursos económicos; la congregación fundada por la madre Teresa, Las Misioneras de la Caridad, recaudó millones de dólares. La causa de esta situación parece haber sido más bien un particular entendimiento del dolor y la muerte. Como fue reportado en su momento por Christopher Hitchens, al ser confrontada sobre la lamentable condición de sus misiones, la madre Teresa se defendió diciendo que “hay algo hermoso en ver a los pobres aceptar su suerte y sufrirla como la pasión de Cristo. El mundo gana mucho de su sufrimiento”. Sin embargo, cuando ella misma tuvo necesidad de tratamiento médico, lo recibió en un moderno hospital en Estados Unidos.

Política cuestionable y contabilidad misteriosa

La madre Teresa fue generosa en cuanto a sus oraciones pero más bien avara en cuanto a los millones que su fundación recaudó para aliviar el sufrimiento humano. Durante varias inundaciones en India o luego de una explosión de una planta de pesticidas en Bhopal, la madre envió numerosas oraciones pero ninguna ayuda económica directa. Por otro lado, no tuvo duda alguna en aceptar honores y ayuda económica de la dictadura Duvalier de Haití. De acuerdo con Larivée, varios millones de dólares fueron transferidos a las cuentas de Las Misioneras de la Caridad, algunas de las cuales se mantuvieron en secreto. “Tomando en cuenta la gestión ahorrativa de la obra de la madre Teresa, uno podría preguntarse a dónde se fueron los millones de dólares destinados para los más pobres de los pobres”.

La campaña mediática rumbo a la Santidad

¿Cómo pudo ser que a pesar de estos hechos la madre Teresa se considera un ejemplo de santidad y bondad? De acuerdo con los investigadores, el encuentro entre ella y el periodista conservador de la BBC Malcom Muggeridge ocurrido en 1968 en Londres, fue crucial. Muggeridge decidió apoyar su causa; filmó un documental y escribió un libro sobre la madre Teresa presentándola al mundo. Posteriormente, la madre Teresa viajó por todo el mundo y recibió numerosos premios, incluyendo el Premio Nobel de la Paz en 1979. En su discurso de aceptación, hablando sobre las mujeres bosnias violadas por los serbios que buscaban el aborto, dijo: “Yo siento que el mayor destructor de la paz hoy en día es el aborto, porque es una guerra directa, un asesinato directo, matanza directa de la propia madre”.

Después de su muerte, el Vaticano decidió obviar el usual periodo de espera de cinco años para comenzar el proceso de beatificación. El milagro atribuido a la madre Teresa fue la curación de una mujer, Monica Besra, quien había estado sufriendo de fuertes dolores abdominales. La mujer declaró que fue curada luego de que una medalla bendecida por la madre Teresa fue colocada en su abdomen. Los médicos, sin embargo, opinaron de otro modo: el quiste de ovario y la tuberculosis de la que sufría la paciente fueron sanados por las medicinas que se le habían dado. El Vaticano, sin embargo, llegó a la conclusión de que era un milagro. “¿Qué podría ser mejor que la beatificación seguida de la canonización de este modelo de persona para revitalizar la Iglesia e inspirar a los fieles, especialmente en un momento en que las iglesias están vacías y la autoridad romana está en decadencia?” Larivée y sus colegas preguntan.

¿Cómo ven? Interesante, ¿no les parece?

Me pregunto qué otras figuras históricas habrán sido el producto de los medios sin realmente merecerlo.

Hekanibru

P.D. Si vous parlez Français, vous pouvez acheter l’article original ici.