10 virtudes para la era moderna

En esta ocasión quiero compartirles un video inspirado por las 10 virtudes para la era moderna del filófoso Alain de Botton. En él se presentan principios básicos que todos podemos emplear para convertirnos en mejores personas. Espero que les guste.

1. RESISTENCIA. Seguir adelante incluso cuando las cosas no van de lo mejor; aceptar que los problemas son normales; recordar que la naturaleza humana es, después de todo, fuerte. No contagiar tus miedos a los demás

2. EMPATÍA. La capacidad de conectarse mentalmente con el sufrimiento y las experiencias únicas de otra persona. El valor de convertirte en alguien más y mirarte a ti mismo honestamente.

3. PACIENCIA. Perdemos nuestros ánimos porque pensamos que las cosas deberían salir perfectamente. La humanidad ha perfeccionado tantas cosas, que cada vez somos menos capaces de aceptar que haya cosas que siguen saliendo mal; como el tráfico, el gobierno, otras personas… Debemos ser más serenos y más tolerantes siendo más realistas sobre cómo las cosas realmente suceden.

4. SACRIFICIO. Estamos programados para buscar nuestro propio beneficio, pero también tenemos una habilidad asombrosa para olvidarnos de nosotros mismos en pro de alguien o algo más. No podremos formar una familia, amar a alguien, o salvar a este planeta si no continuamos practicando el arte del sacrificio.

5. CORTESÍA. La cortesía tiene mala reputación. Muy seguido asumimos que se trata de ser ‘hipócritas’ o ‘falsos’ en lugar de ‘ser como somos’. Sin embargo, dada nuestra verdadera naturaleza animal, debemos tratar de no mostrarla demasiado. Tenemos que aprender modales; no son malos, son las reglas internas necesarias de la civilización. La cortesía está ligada con la tolerancia, la capacidad de vivir con gente con la que nunca estaremos de acuerdo, pero que al mismo tiempo no podemos evitar.

6. HUMOR. Ver el lado gracioso de la vida y de uno mismo no suena muy serio, pero es parte integral de la sabiduría, porque demuestra que podemos aceptar con una sonrisa que hay una diferencia entre lo que queremos y lo que la vida nos ofrece; entre lo que soñamos ser y lo que realmente somos; lo que esperamos de otras personas y lo que realmente hacen. Como la ira, el humor nace de la decepción, pero es una forma óptima de enfocar nuestras decepciones. Es una de las mejores maneras de manejar nuestra tristeza.

7. AUTO-CONSCIENCIA. Conocernos a nosotros mismos es tratar de no culpar a los demás por nuestros problemas y nuestros caprichos; tener una idea de lo que pasa dentro de nosotros mismos, y de lo que realmente pertenece al mundo exterior.

8. PERDÓN. El perdón significa estar consciente de todas las veces en nuestra vida cuando alguien nos dio otra oportunidad. Es reconocer que vivir con otros no es posible si no somos capaces de excusar errores.

9. ESPERANZA. Cómo es el mundo hoy es sólo una sombra de lo podría ser algún día. Apenas estamos en el comienzo de la historia. Al envejecer, la desesperación se vuelve más común, casi instintiva. El pesimismo no es necesariamente profundo, así como el optimismo no es necesariamente superficial.

10. CONFIANZA. Los más grandes proyectos mueren simplemente porque no nos atrevemos a empezarlos. La confianza no es arrogancia, está basada en estar constantemente consciente de lo corta que es la vida y de lo poco que realmente perdemos al arriesgarnos.

Hekanibru

‘Moralidad y el dios cristiano’ por Sam Harris

Hoy quiero compartir con ustedes un excelente video, creado por Devon Tracey, del magistral discurso ‘Moralidad y el dios cristiano’ de Sam Harris.

Les dejo la traducción del discurso para poder leerlo con calma, pero recuerden que también pueden activar los subtítulos en español en el video.

Millones de niños mueren cada año antes de cumplir los 5 años de edad. Imaginen un tsunami como el que vimos en 2004 que mató un cuarto de millón de personas. Uno de esos cada 10 días matando sólo chicos de menos de 5 años, mil por día, 1000 en una hora, como 17 por minuto.

Eso significa que antes de que termine esta oración algunos niños habrán muerto en terror y agonía. Piensen en los padres de estos chicos. Piensen que la mayoría de ellos creen en Dios y están rezando en este momento que sus hijos se salven y sus plegarias no serán respondidas. Cualquier dios que permita que niños sufran y mueran de a millones de esta forma y que sus padres sufran así o bien no puede hacer nada, o bien no le importa. Y es por lo tanto impotente o malvado.

Y peor que eso, la mayoría de estas personas irán al Infierno porque le rezan al dios equivocado. Consideren eso. Sin que sea su culpa, nacieron en la cultura equivocada, donde adquirieron la teología equivocada y se perdieron la Revelación. Hay 1.200 millones de personas en India ahora mismo. La mayoría son hindúes, por ende politeístas. No importa cuán buenas sean estas personas, están condenadas. Si rezas al dios mono Hanuman, estás condenado. Serás torturado en el Infierno por toda la eternidad. ¿Hay siquiera la más vaga evidencia de esto? No, sólo lo dice en Marcos 9 y Mateo 13 y Revelaciones 14. Quizá recuerden del Señor de los Anillos que cuando los elfos mueren van a Valinor y pueden renacer en la Tierra Media. Sólo lo digo como punto de comparación.

Así que Dios creó el aislamiento cultural de los hindúes, maquinó las circunstancias de sus muertes en la ignorancia de las revelaciones y luego creó el castigo por su ignorancia: una eternidad de tormento consciente en el fuego. En cambio, un asesino serial corriente en Estados Unidos, que pasó su vida violando y torturando niños, sólo necesita abrirse a Dios, aceptar a Jesús en el pabellón de la muerte, y luego de comer un pollo frito irá a pasar una eternidad en el Paraíso tras su muerte.

Una cosa debería estar clarísima: esta visión de la vida no tiene nada que ver con la responsabilidad moral. Y noten el doble estándar que exonera a Dios de todo este mal: se nos dice que Dios es amor y bondadoso y justo e intrínsecamente bueno pero si yo señalo la evidencia obvia de que él es cruel e injusto porque propicia el sufrimiento de gente inocente en amplitud y escala que avergonzaría al psicópata más ambicioso, se nos dice que “Dios es misterioso”, que “quién puede entender la voluntad de Dios”. Sin embargo, este mero entendimiento humano de la voluntad de Dios es justo lo que usan los creyentes para establecer su bondad en primer lugar. Si algo bueno le pasa a un cristiano, si siente una gracia mientras reza o cambios positivos en su vida, se nos dice que Dios es bueno. Pero cuando niños de a decenas de miles son arrebatados de sus padres y ahogados se nos dice que Dios es misterioso. Así se juega al tenis sin la red. Y quiero sugerirles que no es sólo agotador cuando alguien inteligente habla así, es moralmente repudiable.

Esta clase de fe es la perfección del narcisismo: “Dios me ama, ¿no sabías? Me curó de mi eccema.” “Me hace sentir tan bien cuando canto en la iglesia.” “Y cuando iba a rendirme, me encontró un banquero dispuesto a reducir la deuda de mi madre.” Dado todo lo que este Dios no logra en las vidas de otros, dada la miseria que se impone en algún niño desesperado en este instante, una fe así es obscena. Pensar así es no razonar honestamente ni preocuparse lo suficiente por el dolor de otro ser humano. Y si Dios es bueno y justo y amable y nos quiere guiar moralmente con un libro, ¿por qué darnos un libro que apoya la esclavitud? ¿Por qué darnos un libro que nos insta a matar gente por crímenes imaginarios como la hechicería?

Claro que hay una forma de no tomar estas preguntas seriamente: Dios no está restringido por deberes morales, no tiene que ser bueno, cualquier cosa que él comande es buena, así que cuando ordena a Israel que aniquile a los malaquitas, ese comportamiento se vuelve intrínsecamente bueno, porque él lo ordenó. Nos están ofreciendo una actitud moral psicopática y psicótica. Es psicótica porque porque es delirante, no hay razón para creer que el universo está ordenado por un monstruo invisible, Yahvé. Pero es psicópata, porque es tanto el desapego con respecto al bienestar humano… que tan fácilmente racionaliza la matanza de niños. Consideren a los musulmanes que en este momento se están inmolando convencidos de que son agentes de la voluntad de Dios, quienes le están rezando al dios equivocado. Si tuvieran el dios correcto, lo que hacen sería bueno de acuerdo a la teoría del comando divino.

No estoy diciendo que todas las personas religiosas sean psicópatas o psicóticos pero para mí éste es el horror verdadero de la religión: permite que gente decente y cuerda crea de a millones lo que sólo un lunático creería por su cuenta. Si crees mañana que decir unas palabras sobre tus panqueques los transformará en el cuerpo de Elvis Presley, perdiste la cabeza. Pero si crees más o menos lo mismo sobre una galleta y el cuerpo de Cristo, sólo eres católico.

Y no soy el primero en notar cuán raro es un dios amoroso, que hace que la salvación dependa en creerle sin evidencia. Si viviste hace 2 mil años había evidencia, el Señor practicaba milagros. Pero parece que se cansó de ayudar y hoy nos queda esta pesada carga de una doctrina implausible. Y el esfuerzo de coordinarla con lo que ahora sabemos del cosmos y del origen humano de las Escrituras… se vuelve más y más difícil.

Y no es un dios genérico, es Dios el Padre y Jesús el Hijo. Creer que el cristianismo es la verdadera riqueza moral de nuestro mundo. Odio tener que decírselos, aquí en Notre Dame, pero… el cristianismo es un culto al sacrificio humano. No es una religión que repudie el sacrificio humano sino que celebra un solo sacrificio humano como si hubiera surtido efecto: “Dios amó tanto al mundo que le dio su único hijo” (Juan 3:16). La idea es que Jesús sufrió la crucifixión para que nadie sufriera el Infierno excepto los millones en India, y millones como ellos a lo largo de la historia.

Esta doctrina es una historia despreciable de ignorancia científica y barbarismo religioso. Venimos de personas que enterraban niños bajo los cimientos como ofrendas a sus dioses imaginarios. Consideren eso. En muchísimas sociedades, se enterraban niños en huecos, gente como nosotros, creyendo que esto prevendría que un ser invisible derribara sus construcciones. Ésta es la clase de gente que escribió la Biblia.

Si hay un marco moral más inmoral que éste… no he escuchado sobre él.

No podría estar más de acuerdo con Harris. Es verdaderamente increíble que aún haya gente que piense que sin este despreciable dios no se pueda ser una persona de bien.

Hekanibru

Manual de instrucciones para la vida

Hoy quiero compartir un excelente video de Qualia Soup, que sencillamente me encantó. Nos habla de diversidad, de tolerancia, y de respeto. Pero además, aborda algo que mucha gente no se detiene a pensar: el por qué la gente puede reaccionar tan negativamente a algo diferente. De verdad lo disfruté mucho.

Sin más los dejo con el video (recuerden que se pueden activar subtítulos en español):

“¡Fue entonces que por fin entendí a mis padres abusivos! No eran poderosos. ¡Estaban aterrados! Aterrados del desafío. De la diversidad. Del cambio. Y sentí mucha pena y tristeza por ellos.”

Hekanibru

Aun si Dios existiera

Cita

Creer que necesitamos de alguien o algo fuera de nosotros para ser buenos ya que somos intrínsecamente incapaces de serlo por nuestra cuenta es denigrante, servil y, sobre todo, falso. Tengamos el valor de asumir nuestra responsabilidad; aun si Dios existiera estaría en nosotros hacer de éste un mundo mejor.

Hekanibru

The first law of thermodynamics

Screen shot 2014-06-03 at 9.28.39 AM

“I like to think about the first law of thermodynamics. That no energy in the universe is created and none is destroyed.

That means that every bit of energy inside us, every particle, will go on to be a part of something else. Maybe live as a dragon fish, a microbe, maybe burn in a supernova ten billion years from now. And every part of us now was once a part of some other thing. I mean, a storm cloud, a mammoth… a monkey. Thousands and thousands of other beautiful things that were just as terrified to die as we are.

We gave them new life, a good one I hope. It’s fitting we’re down here together, Fitz. This is where life all began… on our planet anyway.” – Jemma Simmons from the Marvel Agents of S.H.I.E.L.D. finale

Hekanibru