Sobre la fortaleza

Te invito a hacer una pequeña reflexión.

Recuerda algunas de las adversidades más serias de las que has salido triunfante; los problemas más grandes que son ahora parte del pasado; aquellas desesperadas situaciones en que, perdiendo toda esperanza, te refugiaste en tu fe y encontraste en Dios la fortaleza que necesitabas para sobreponerte.

Hay quienes piensan que en momentos así eres completa e irremediablemente incapaz de afrontar la situación sin la ayuda de Dios.

Yo prefiero creer que no es así.

Creo, por el contrario, que te impusiste ante la adversidad sacando fuerza de flaqueza sin necesidad de una intervención divina. Probablemente la ayuda de tus prójimos fue un catalizador crucial, pero creo firmemente que la entereza, el ahínco, y el coraje con los que saliste adelante y que creíste haber encontrado en Dios están, de hecho, dentro de ti.

Entretén esta posibilidad por un momento.

Imagina que aquella colosal fortaleza que le atribuyes al mismísimo creador del Universo reside en ti. Siente esa increíble fuerza brillar en tu interior. Recuerda aquel pasado difícil y levanta la cabeza con orgullo y satisfacción.

Tal vez Dios te ayudó o tal vez no, lo que es innegable es que de alguna u otra manera saliste adelante. Ahora bien, ¿cómo preferirías afrontar las situaciones difíciles venideras? ¿Creyéndote fundamentalmente incapaz y dependiente de Dios, o sintiéndote poseedor de una fortaleza colosal?

Hekanibru

Anuncios

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s