Profundidez

¿Has escuchado a alguien decir una profundidez?

¿Una qué?

¡Una profundidez!

Las profundideces son, según el filósofo Daniel Dennett, enunciaciones aparentemente profundas que expresan, por un lado, algo trivialmente cierto, y por el otro, algo que sería estremecedor e importante de ser cierto, pero que es esencialmente falso o absurdo. Los incautos suelen impresionarse fácilmente al tomar lo cierto del primer significado y lo importante del segundo.

El ejemplo que Dennett utiliza es:

“Amar es sólo una palabra.”

Por un lado, esta enunciación es cierta (i.e., ‘Amar’ ciertamente es sólo un palabra), pero el otro significado más profundo es claramente falso; amar es una emoción, un sentimiento, una acción, etc.

Otros ejemplos incluyen:

“Todos tenemos fe: los ateos a la ciencia, los creyentes a Dios.”

En este caso la ambigüedad reside en el hecho de “tenerle fe a algo” puede ser entendido como “tenerle confianza a algo” o “confiar en algo”, además de la connotación religiosa de “creer en algo sin necesidad de evidencia”.

“La evolución no es más que una teoría.”

Esta es una de mis favoritas. De manera similar, tenemos que la palabra ‘teoría’ puede ser entendida como una simple conjetura sin fundamento, lo que dista mucho del significado de una teoría científica.

“Nada es verdad, nada es mentira; todo depende del cristal con que se mira.”

Ciertamente una situación específica puede analizarse bajo distintos puntos de vista; sin embargo, hay cosas que son objetivamente ciertas o falsas.

“El cosmos vive dentro de ti.”

Esta enunciación tiene cierta base en el sentido de que los elementos que nos componen fueron creados en las estrellas; sin embargo, si entendemos ‘cosmos’ como ‘universo’ entonces esta enunciación es obviamente falsa. Y eso sin contar todas las demás acepciones de esta misteriosa palabra.

“Dios es amor.”

En este caso tenemos que la definición de Dios está incompleta; Dios, según muchas definiciones, ciertamente es amor, pero no sólo eso. También es bondad, justicia, perfección, etc.

En fin, hay muchas profundideces por ahí. Algunas pueden ser de lo más ingeniosas, inspiradoras, o poéticas, pero creo que es importante saber identificarlas y entenderlas como tales. No nos vayamos con la finta, estas ‘joyas de sabiduría’ realmente no dicen gran cosa :).

Hekanibru

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Edgar Olvera dice:

    Creo que algo que las caracterizan es el lenguaje metafórico y como tal, quedan a la interpretación del lector y nacen de la interpretación de quien las crea. Si bien NO pueden tomarse como un hecho y una verdad absoluta, creo que si pueden describir, al menos parcialmente, desde la percepción del autor una situación o hecho. Creo que lo importante es justo lo que mencionas: “saber identificarlas y entenderlas como tales”, al igual que un tratado, un comentario, un post, un artículo deben entenderse como la visión particular del autor.

    1. El problema que yo tengo es que muchas veces parece más bien que el autor decide utilizar una deepity precisamente para dejar las cosas ambiguas, misteriosas, y profundas.

  2. Como me parece que “deepity” proviene de la combinación de “deep” y “stupidity”, me gusta traducir la palabra como “profundidez” (combunación de “profunda” y “estupidez”) :)

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s