Una clase dividida

Hace algún tiempo leí sobre un experimento sobre discriminación y racismo muy interesante realizado por Jane Elliott—una ex maestra de primaria reconocida por su labor como educadora, feminista, y activista.

El experimento, popularmente conocido como “el ejercicio ojos azules – ojos cafés”, fue conducido por primera vez por Elliott en abril de 1968, en su clase de primaria en una pequeña comunidad en Iowa. La efectividad y el impacto de éste es tal, que Elliott ganó gran reconocimiento y fama alrededor Estados Unidos como educadora y activista anti racismo. A continuación se los presento.

aclassdivided

Día 1

Elliott comienza su clase preguntándole a los estudiantes sobre la Semana Nacional de la Hermandad, sobre lo que significa y sobre si hay personas en Estados Unidos quienes no son tratados como hermanos. Los niños responden que sí, que los negros y los nativos americanos no son tratados como hermanos. Elliott les propone un experimento para ayudar a los estudiantes a entender lo que significa la discriminación.

La maestra sugiere que durante dos días, la clase (todos ellos blancos) será dividida en dos grupos: los niños de ojos azules y los niños de ojos cafés, y que durante el primer día, la gente de ojos azules es mejor que la gente de ojos cafés. Esto significa que los primeros tienen tiempo de receso extra, pueden tomar agua directamente de la fuente de agua, pueden comer platos extra durante el almuerzo, y pueden jugar en los juegos (resbaladilla, pasamanos, etc.) de la escuela. Los niños de ojos cafés tienen que usar vasos de papel para tomar agua, no pueden jugar con los niños de ojos azules, no pueden usar los juegos de la escuela, y tienen que usar collares para poder ser identificados fácilmente.

Durante el resto del día, tanto dentro como fuera del salón de clase, Elliott se empeña en mencionar lo mucho que los niños de ojos cafés tardan en completar sus actividades, qué tan mal preparados están, cómo nunca toman las cosas seriamente, y el hecho de que son en general mal portados y disruptivos. La maestra alienta a los niños de ojos azules a apoyarla y les da ejemplos de estas supuestas deficiencias de conducta.

Una de las cosas más sorprendentes es qué tan rápida y fácilmente los niños de ojos azules toman el rol de abusadores (bullies), delatores, e intolerantes. Un niño sugiere que Elliott debería mantener un metro cerca para poder mantener a los mal portados niños de ojos cafés bajo control. Algunos niños de ojos azules comienzan a llamar ‘ojos-cafés’ a sus contrapartes, de una manera que es comparada explícitamente por uno de los niños al uso que se le da a la palabra nigger para con los afroamericanos en Estados Unidos.

Día 2

Al siguiente día es el turno de los niños de ojos cafés de ser mejores que los niños de ojos azules. Todos los privilegios que se les dieron a los niños de ojos azules el día anterior son ahora dados a los niños de ojos cafés. A pesar de haber sido el blanco de discriminación sólo por el color de sus ojos, o tal vez por esta razón, los niños de ojos cafés toman la posición de intolerantes y atormentadores fácilmente y de buena gana. Un niño de ojos azules describe su experiencia durante el segundo día como ser un perro amarrado.

Al final del día, Elliott explícitamente conduce a los estudiantes a la moraleja del experimento al preguntarles si es que, basados en el color de los ojos o de la piel, deberían decidir si alguien es bueno o malo, o si esas cosas hacen que una persona sea buena o mala. Todos los niños dicen que no.

*

Luego de varios experimentos similares, Elliott descubrió algo sumamente importante: los niños que son privilegiados por el color de sus ojos (ya sean azules o cafés) tienen mejor desempeño académico que los niños que son discriminados.

El programa Frontline de la PBS realizó un documental sobre el experimento de Jane Elliott, llamado ‘Una clase dividida‘. En él se hace una reunión de alumnos 14 años después de haber sido parte del experimento y se discute el impacto que haber sido parte de aquella experiencia tuvo en sus vidas. Es verdaderamente increíble lo efectivo de la lección de Elliott. De verdad se los recomiendo mucho. Aquí lo pueden ver en línea (en inglés).

Encontré también un extracto del documental (en español) en donde se muestra el experimento:

Definitivamente me haré cargo de enseñar esta valiosa e importantísima lección a mis hijos algún día.

Hekanibru

Anuncios

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s