Carta abierta a David Cameron y al COI por Stephen Fry

El pasado 7 de agosto, Stephen Fry publicó en su blog una carta abierta dirigida al Primer Ministro del Reino Unido y al Comité Olímpico Internacional con respecto a la Olimpiada de Invierno a realizarse en Sochi y las recientes leyes anti-gay rusas.

Los dejo aquí con mi burda traducción; la carta original la pueden leer aquí.

Estimados Primer Ministro, M Rogge, Lord Coe, y miembros del Comité Olímpico Internacional,

Escribo en la sincera esperanza de que todos los que tienen un amor por el deporte y el espíritu olímpico tendrán en cuenta la mancha de los cinco anillos que se produjo cuando los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 se llevaron a cabo bajo la protección exultante de un tirano quien había pasado una ley, dos años antes, una propuesta que permitió la persecución especial de una minoría cuyo único delito fue el accidente de su nacimiento. En su caso, prohibió a los Judíos asumir cargos académicos o públicos, se aseguró que la policía se hiciera de la vista gorda ante las palizas, los robos y las humillaciones que sufrían, quemó y prohibió los libros escritos por ellos. Afirmó que ellos “contaminaban” la pureza y la tradición de lo que es ser alemán, que eran una amenaza para el Estado, para los niños, y para el futuro del Reich. Les culpó al mismo tiempo por los delitos mutuamente excluyentes del comunismo y del control de los capitales y los bancos internacionales. Los acusó de haber arruinado la cultura con su liberalismo y su diferencia. El movimiento olímpico en ese momento puso precisamente ninguna atención a este mal y procedió con la famosa Olimpiada de Berlín, lo que le proporcionó un escenario a un alegre Führer y sólo aumentó su estatus en el país y en el extranjero. Eso le dio confianza. Todos los historiadores concuerdan. Lo que hizo con esa confianza todos lo sabemos.

Putin está repitiendo de manera siniestra este demente crimen, sólo que esta vez en contra de la comunidad LGBT rusa. Palizas, asesinatos, y humillaciones son ignorados por la policía. Cualquier defensa a o discusión controlada sobre la homosexualidad está en contra de la ley. Cualquier declaración, por ejemplo, de que Tchaikovsky fue gay y que su arte y su vida reflejan esta sexualidad y que son una inspiración para otros artistas homosexuales sería punible con pena de prisión. Simplemente no es suficiente decir que los atletas olímpicos gay podrían o no estar seguros en la villa olímpica. El COI absolutamente debe tomar una postura firme en nombre de la humanidad compartida que se supone que representa contra la ley barbárica y fascista que Putin ha impulsado a través de la Duma. No olvidemos que los acontecimientos olímpicos solían no sólo ser de carácter atlético, sino que solían incluir competencias culturales. Démonos cuenta de que en realidad, el deporte es cultural. No existe en una burbuja fuera del ámbito social o político. La idea de que el deporte y la política no deben mezclarse es peor que falsa, peor que estúpida. Es perniciosa y deliberadamente incorrecta. Todo el mundo sabe que la política se interconecta con todo dado que “política” no es más que la palabra griega para “que ver con la gente.”

Una prohibición absoluta de los Juegos Olímpicos de Invierno de Rusia en Sochi en 2014 es simplemente esencial. Ténganlos en Utah, en Lillyhammer, en donde les plazca. A toda costa Putin no debe ser percibido como si contara con la aprobación del mundo civilizado.

Él está haciendo chivos expiatorios de los homosexuales, al igual que hizo Hitler de los Judíos. No se le puede permitir salirse con la suya. Yo sé de qué hablo. He visitado Rusia, me presenté ante el diputado que introdujo la primera de estas leyes, en su ciudad de San Petersburgo. Le miré a la cara y, en cámara, traté de razonar con él, contrarrestarle, hacerle entender lo que estaba haciendo. Todo lo que vi reflejado en mí fue lo que Hannah Arendt llamó, tan memorablemente, “la banalidad del mal.” Un hombre estúpido, pero como tantos tiranos, uno con un instinto de cómo explotar a un pueblo descontento a través del uso de chivos expiatorios. Putin puede no ser tan lerdo o tan estúpido como el diputado Milonov pero sus instintos son los mismos. Él puede afirmar que los “valores” de Rusia no son los “valores” del Occidente, pero esto está absolutamente en contra con la filosofía de Pedro el Grande, y en contra de las esperanzas de millones de rusos, aquellos que no están en las garras de esa mezcla tóxica de vandalismo de cabezas rapadas e intolerancia religiosa, los que están agonizando por el retroceso de la democracia y la formación de una nueva autocracia en su madre patria que tanto ha sufrido (y cuya música, literatura, y teatro, por cierto adoro apasionadamente).

Soy gay. Soy Judío. Mi madre perdió más de una docena de sus familiares en el antisemitismo de Hitler. Cada vez que en Rusia (y es constante) un adolescente gay se ve forzado a suicidarse, una lesbiana es violada para ‘corregirla’, hombres y mujeres gays son golpeados a muerte por rufianes neonazis mientras que la policía rusa no hace nada, el mundo se ve disminuido y yo, por mi parte, lloro al ver que la historia se repite.

“Todo lo que se necesita para que el mal triunfe es que los hombres buenos no hagan nada”, así escribió Edmund Burke. ¿Van a ser ustedes, los hombres y mujeres del COI, aquellas personas ‘buenas’ que permiten que el mal triunfe?

Los Juegos Olímpicos de verano de 2012 fueron uno de los acontecimientos más gloriosos de mi vida y la vida de mi país. Si los Juegos Olímpicos de Invierno se llevaran a cabo en Rusia, se mancharía el movimiento para siempre, y se borraría todo rastro de esa gloria. Los cinco anillos acabarían finalmente por siempre desprestigiados, mancillados, y arruinados ante los ojos del mundo civilizado.

Les ruego que resistan las presiones del pragmatismo, del dinero, de la cobardía aceitosa de los diplomáticos y que actúen con decisión y orgullo en nombre de la humanidad en todo el mundo, tal y como su movimiento los compromete a hacer. Agiten su bandera olímpica con orgullo, así como nosotros los hombres y mujeres homosexuales agitamos nuestra bandera del arcoíris con orgullo. Sean lo suficientemente valientes como para cumplir con los juramentos y los protocolos de su movimiento, los cuales les recuerdo textualmente a continuación.

Regla 4. Cooperen con las organizaciones y autoridades públicas o privadas competentes en la tarea de poner el deporte al servicio de la humanidad y por lo tanto para promover la paz.

Regla 6. Actúen en contra de cualquier forma de discriminación que afecte al Movimiento Olímpico.

Regla 15. Alienten y apoyen las iniciativas que mezclen el deporte con la cultura y la educación.

En especial me dirijo a usted, señor Primer Ministro, un hombre por quien siento el mayor de los respetos. Como el líder de un partido al que por casi toda mi vida me he opuesto e instintivamente he rechazado, usted mostró un compromiso decidido, apasionado, y honesto con los derechos de la comunidad LGBT y ayudó a impulsar el matrimonio homosexual a través de las dos cámaras del Parlamento ante una vehemente oposición de muchos de su propio lado. Por ese hecho siempre lo admiraré a pesar de otras diferencias que pudiéramos tener. Al fin y al cabo creo que usted sabe cuando algo está bien o está mal. Por favor, actúe sobre es instinto ahora.

Suyo en desesperada esperanza para la humanidad,

Stephen Fry

Sobra decir que concuerdo con Fry. Lo que está pasando en Rusia es una aberración y el mundo no puede, con su silencio, aceptarlo; el COI está obligado moralmente, en el espíritu de lo que las Olimpiadas representan, a suspender los Juegos Olímpicos de Sochi.

Hekanibru

Anuncios

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s