Pero, ¿por qué?

No creo en la sabiduría ancestral. No creo que sólo porque una idea sea tenaz, tenga también que ser valiosa. – Extracto de White Wine in the Sun de Tim Minchin

Monkey-eating-banana-05Hoy quiero compartir con ustedes un experimento muy curioso e interesante, descrito en un artículo publicado en 1967 [1], cuyo resultado nos da una muy buena razón, práctica e innegable, de la utilidad de ser escépticos.

Un grupo de científicos puso unos plátanos sobre una escalera dentro de una jaula con 5 monos.

Cada vez que uno de los monos intentaba subir por los plátanos, los científicos mojaban a los demás con agua fría.

Eventualmente, los monos comenzaron a pegarle a aquél que se atreviera a subir por los plátanos.

Después de un tiempo, todos los monos dejaron de intentar subir por los plátanos o por cualquier otra tentación dejada por los científicos.

Ahora se pone interesante la cosa.

Los científicos sustituyeron a uno de los monos originales. Como era de esperarse, lo primero que hizo el nuevo mono fue intentar subir por los plátanos.

Luego de varias golpizas, el nuevo mono aprendió que no debía intentar subirse a la escalera, aunque nunca supo por qué.

Un segundo mono fue sustituido y lo mismo ocurrió (incluso el primero de los nuevos monos participó en la golpiza). Así fueron sustituyendo a los demás monos originales obteniendo el mismo resultado.

Eventualmente, los científicos se quedaron con 5 monos que golpeaban a cualquiera que se atreviera a subir la escalera, a pesar de nunca haber sido empapados con agua fría. Este comportamiento se convirtió en una regla social. La razón no importaba; de hecho, ¡nadie la conocía! Aun si las circunstancias hubieran cambiado y a partir de cierto momento nadie mojara a nadie, los monos habrían continuado comportándose de la misma manera.

¿Cuál sería la respuesta de uno de estos monos si se le preguntara por qué se comporta así? Seguramente algo así como “No sé… Así son las cosas por aquí.”

¿Qué tanto de nuestra conducta y nuestros prejuicios podría ser explicado en términos similares? ¿Sabes realmente por qué te comportas y piensas como lo haces?

Si es sólo porque así son las cosas, ¡atrévete a preguntar! Pon en tela de juicio tu conducta y tus opiniones. ¡Tal vez no existe razón para seguir comportándote o pensando así!

Los gatos negros son de mala suerte. ¿Por qué?

Hay que hacerle burla a los ‘jotos’. ¿Por qué?

Hay que persignarse siempre al pasar en frente de una iglesia. ¿Por qué?

Hay que discriminar a la gente tatuada. ¿Por qué?

No se ponen los codos en la mesa. ¿Por qué?

Sé escéptico. Hay muchas idioteces y sinsentidos ancestrales esperando ser descubiertos.

Hekanibru

1. Stephenson, G. R. (1967). Cultural acquisition of a specific learned response among rhesus monkeys. In: Starek, D., Schneider, R., and Kuhn, H. J. (eds.), Progress in Primatology, Stuttgart: Fischer, pp. 279-288.

Anuncios

Un pensamiento en “Pero, ¿por qué?

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s