El Club

‘¡Hola! Quiero invitarte a nuestro club.’

‘¿Perdón?’

‘Sí, es un club maravilloso ¡que va a ayudarte a tener una vida mejor! ¡Quién no quiere tener una vida mejor?’

‘Este…’

‘Para empezar quiero ASEGURARTE que nuestro club es el mejor. No te dejes engañar por la competencia. TODOS los demás son una farsa, ¿OK?’

‘Bueno…’

‘Nuestro Presidente es simplemente ¡el mejor! Es buenísima gente; siempre está al pendiente de nosotros. Bueno, yo todavía no lo conozco personalmente, pero si haces méritos ¡puedes ganarte un pase VIP para conocerlo!’

‘¿Méritos?’

‘Ah, es que tenemos un código de conducta. Simples reglas que seguir. Bueno, aquí entre nos, la verdad es un poquito difícil seguirlo al pie de la letra, pero nuestro Presidente es tan buena gente que siempre está dispuesto a darte otra oportunidad.’

‘Suena bien.’

‘Bueno, obviamente tienes que declararte incapaz de mejorar por tu cuenta y pedir su ayuda, si no pues claro que no cuenta.’

‘Pero yo soy capaz de mejorar por mi cuenta.’

‘Claro, hasta cierto punto. Pero al final TODOS necesitamos ayuda.’

‘Supongo…’

‘Pero no hay nada de qué preocuparse. Nuestro Presidente nos quiere tanto que editó un manual excelente que nos ayuda a seguir sus reglas. Está un poquito largo, pero de verdad vale muchísimo la pena.’

‘Ah sí, ya había oído hablar de su manual. No tiene muy buenas críticas que digamos.’

‘Ay, esos críticos no saben nada. Contradicciones, ¿cuáles? ¡Qué me las digan en mi cara!’

‘Pues, ¿qué no se supone que el Presidente, a pesar de ser tan buena gente, castiga severamente a los miembros que no aceptan su ayuda?’

‘No. El Presidente no te castiga; te castigas tú mismo al no aceptar su ayuda por soberbio. Te digo, no hay contradicciones. Es simplemente que la gente quiere tomar todo de manera literal. ¡OBVIO que no se puede leer todo de manera literal! Son ME-TÁ-FO-RAS.’

‘Sí, es lo que pensé. ¿Quién creería, en su sano juicio, que el Presidente realmente conoce todas las faltas de cada uno de los miembros del club en todo momento?’

‘Ah no, eso sí es cierto.’

‘Pero eso es imposib–

‘Dejemos esos detallitos por el momento. Deja que te platique de nuestros eventos, ¡se ponen súper bien! Organizamos un montón de fiestas, ¿te gustan las fiestas? ¡Claro! A todo mundo le gustan las fiestas. Mira, ve esta foto, estamos todos cantando en una de nuestras reuniones semanales.’

‘Ah, y ¿quién es el señor de enfrente?’

‘Es uno de nuestros oficiales.’

‘¿Ellos dirigen las ceremonias?’

‘¡No sólo eso! Nuestros oficiales son de lo mejor de nuestro club. Son súper lindos. Siempre están haciendo lo posible por ganarse tu confianza. Desean de todo corazón ser tus confidentes y siempre están dispuestos a escuchar tus más íntimos secretos. ¡Como tus mejores amigos!’

‘O sea, ¿cómo?’

‘Sí, haz de cuenta que te sientes mal porque no seguiste las reglas de club. Entonces simplemente vas a una de nuestras múltiples casas club y pides hablar con un oficial. Una vez que le cuentas qué hiciste mal, él se encarga de hablar por ti con el Presidente y problema resuelto.’

‘¿Problema resuelto?’

‘¡Sí! ¡Es como si no hubieses hecho nada malo! ¿Acaso no es genial? Bueno, obviamente tienes que arrepentirte de corazón, si no ¡qué chiste tendría!’

‘¿Y no sería suficiente simplemente arrepentirme? ¿Para qué irle a contar al oficial mis cosas?’

‘¡Pues para que el Presidente se entere! ¡Acuérdate del pase VIP!’

‘Pero, ¿qué no me dijo que el Presidente conoce ya todas nuestras faltas?’

‘Eh… Este… Pues sí, pero… Así es el protocolo, supongo. ¡Yo qué sé! ¡Jajajaja! Entonces, ¿cómo ves? ¿Verdad que sí te animas?’

‘Este… No sé… ¿Tengo que pagar algo?’

‘Ay no, ¡cómo crees? Bueno, de repente en algún evento se pide la generosidad de nuestros miembros. Digo, mantener las casas club no es gratis y pues también de algo tienen que vivir nuestros oficiales, ¿no crees? Pero no te apures, es voluntario… Aunque pues entre más des, más méritos haces para el pase VIP… Así que depende de ti.’

‘¿E inscribirse es muy difícil?’

‘Eso es lo mejor, ¡no tienes que hacer nada! Recibimos tu solicitud desde hace años y ¿adivina qué? ¡Ha sido aprobada!’

‘Ah… Gracias…’

‘Por cierto, este domingo tenemos una reunión especial. Un hombre maravilloso de nuestra comunidad va a convertirse en oficial, ¡incluso viene gente de la capital para el evento! … ¿Te imaginas? Toda una vida de celibato, pobreza, obediencia, y servicio en honor a nuestro Presidente. ¡Qué envidia, no? En fin, te esperamos ¡eh!’

‘Este… Sí… Voy a ver si puedo…’

Hekanibru

P.D. Cualquier similitud con la realidad es completamente intencional.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Héctor Gerardo Pérez Gutiérrez dice:

    !Como que encontré varias similitudes!

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s