¿Quién podría estar en contra de Dios?

Seguramente todos hemos escuchado hablar del ateísmo; especialmente en los últimos años con el surgimiento del movimiento del denominado nuevo ateísmo liderado por personalidades como Richard Dawkins, Sam Harris, Daniel Dennett, entre otros. Pero ¿alguna vez has escuchado sobre el antiteísmo?

El antiteísmo es una corriente filosófica que no sólo rechaza la existencia de algún (o cualquier) dios, sino que se opone a ella: mientras que un ateo no cree que Dios exista, un antiteísta está en contra de que exista (independientemente de si cree o no en Él).

Cuando finalmente dejé de creer en el dios del Cristianismo, por algún tiempo llegué a pensar que era una lástima que no hubiera evidencia para poder creer en Él. La idea de su existencia me siguió pareciendo deseable. Después de todo, ¿qué tendría de malo que hubiera un creador benevolente y perfecto? Luego de pensarlo por algún tiempo, sin embargo, llegué a la conclusión de que no sólo no creía en Él, sino que además su existencia me parecía inmoral.

Mi antiteísmo con respecto a Jesús, su Padre, y el Espíritu Santo, llegó luego de analizar ciertas características y dogmas del Cristianismo a través de la interpretación de la Iglesia Católica.

Castigo Eterno

Si uno de mis hijos cometiera un crímen abominable, yo podría estar de acuerdo en que lo metieran a la cárcel de por vida; tal vez incluso, en una situación por demás extrema, que lo ejecutaran, pero ¿que lo torturaran por toda la eternidad? Jamás. En mi opinión, absolutamente nadie merece el castigo eterno.

Tal y como menciona Bertrand Russell en su genial ensayo Why I am not a Christian:

“Existe a mi parecer un muy grave defecto en el carácter moral de Cristo, y es que creía en el infierno. No creo que ninguna persona que es realmente profundamente humana pueda creer en el castigo eterno. Ciertamente, Cristo tal como se muestra en los Evangelios, creía en el castigo eterno, y uno encuentra repetidamente una furia vengativa contra aquellas personas que no escuchaban su palabra—una actitud que no es rara entre predicadores, pero que ciertamente disminuye una supuesta excelencia superlativa. Uno no encuentra, por ejemplo, esta actitud en Sócrates. Uno lo encuentra muy suave y cortés hacia la gente que no le hace caso, y es, en mi opinión, mucho más digno de un sabio tomar esa línea que tomar la línea de la indignación.”

Redención Vicaria

En el catecismo me enseñaron que Jesús murió por nosotros, para redimirnos, para borrar nuestros pecados. Dejando de lado que si creemos en la Santísima Trinidad tenemos que Dios se envió a sí mismo a morir por nosotros para poder perdonar nuestros pecados, está el hecho de la inmoralidad de la redención.

Yo podría aceptar perder mi libertad por un ser querido que cometió un crímen. Podría incluso estar de acuerdo con que me torturaran por sus faltas. Pero la responsabilidad moral se queda con el criminal. La idea de que el sufrimiento ajeno pueda de alguna manera borrar tus culpas me parece perversa e inmoral.

Estoy de acuerdo con Thomas Paine cuando dice:

“Usted no puede asumir los crímenes ajenos como si fueran propios, porque, para empezar, usted no los cometió y pudo haber preferido la muerte antes de hacerlo; y por otro lado, esta acción imposible le robaría la responsabilidad individual al verdadero criminal.”

Por otro lado, la idea de la Redención ¿se les hace correcta o incluso lógica? Hay un fragmento de la novela de Yann Martel, La vida de Pi, que captura lo que quiero decir con una simpática analogía:

‘Piscine, ayer un león se coló en el recinto de las llamas y mató a dos de ellas. Ayer otro león acabó con un ciervo negro. La semana pasada otros dos se comieron un camello. La semana anterior les tocó a los tántalos indios y las garzas. ¿Y quién afirma que no fueron ellos los que acabaron con el agutí dorado? Esto no puede seguir así. Hay que tomar medidas. Así que he pensado que la única manera de expiar los pecados de los leones es que te coman a ti.’

‘Sí papá. Eso sería lo correcto y lo lógico. Espera que acabe de lavarme las manos.’

‘Aleluya, hijo.’

‘Aleluya, padre.’

Pecado Original

En el catecismo también aprendí que todos nacemos siendo pecadores. Gracias a Adán y a Eva todos llegamos al mundo con el pecado original que sólo puede ser lavado con el Bautismo. Esto incluso desde niño se me hizo terriblemente injusto: ¡Yo qué culpa tengo de lo que hicieron ellos!

Podría, tal vez, aceptar el cuento de que por sus actos estamos en donde estamos, pero el pecado es de ellos y sólo de ellos. Aceptar la idea del pecado original es como estar de acuerdo en culpar a los adolescentes alemanes por los horrores cometidos por el partido Nazi. Esto es simplemente ridículo e inaceptable.

Dictador Celestial

La idea de un padre amoroso y cuidadoso puede parecer reconfortante. Pero ¿qué me dicen de la idea de un padre amoroso y cuidadoso que te mantiene vigilado siempre? ¿Un padre amoroso y cuidadoso que al final de tus días te va a juzgar? ¿Un padre amoroso y cuidadoso que, además, se mantendrá en su posición de poder para siempre?

La idea de desear una dictadura eterna, por benevolente que se suponga, se me hace denigrante y servil. Como dice Christopher Hitchens:

“Una vez que se asume un creador y un plan, nos convertimos en objetos, en un experimento cruel, en donde somos creados enfermos y se nos demanda estar bien. Y sobre nosotros, para supervisar todo esto, está instalada una dictadura celestial, una especia de Corea del Norte divina.”

*

Es por estas razones principalmente que me defino como antiteísta con respecto al dios del Cristianismo, y en general con respecto a cualquier dios que se le parezca. Y tú, ¿qué opinas? ¿Será que también eres un antiteísta como yo?

Hekanibru

Anuncios

9 pensamientos en “¿Quién podría estar en contra de Dios?

  1. Muy interesante. Debo decir que gracias a ateos y antiateos, y de mi propia reflexion y análisis, he podido reconocer mejor la naturaleza de dios, y en efecto, en ese sentido soy un antiateo del dios del cristianismo.

  2. Je, je. Claro que estoy completamente de acuerdo con todos los argumentos expuestos en tu ensayo. No es simplemente que no crea en lo sobrenatural, es que las ideas que difunden los religiosos son peligrosas. Que concepto mas perverso que la vida eterna? Le quita todo significado a tu vida, la única que hemos conocido, por la promesa de una aburrida eternidad. Ya no es importante ir a visitar a tus abuelos, ya los veras en la otra vida.

    Aun asi, creo que los dioses son conceptos arqueotipicos incrustados en nuestro sistema neurofisico (como todos los demás arqueo-tipos) por siglos de endogamia cultural. De esta manera no puedo estar completamente encontra de los “dioses” ya que los entiendo como procesos de circuitos neuronales, o sea parte de nosotros mismos.

    Por eso creo que las religiones son sistemas filosóficos y dogmáticos creados por el descontrol de estos “dioses” subconscientes dejados al garete, sin control.

    Como virus informático, las creencias religiosas tiene un campo muy fértil aun en estos tiempos de accesibilidad casi inmediata a la información. Es una enfermedad de la que muchos aceptan dejarse contaminar esperando calmar su angustia existencial. Solo que exige la esclavitud de nuestro pensamiento y tener que tragarse unas ideas que como bien has expresado son sino ilógicas, hasta dañinas.

    Lo peor es el “bulling” religioso que impera en todos sitios. Aun personas que pueden no estar de acuerdo con las sandeces que nos enseñan en la Escuelita dominical o el Catecismo, no se atreven a decirlo porque los atacan y discriminan.

    Me gusta este blog. Tener la valentía de expresar honestamente sus ideas aunque sean contrarias a la corriente fundamentalista que tanto agrada a los que no quieren pensar mucho, es algo de admirar.

    Tal vez tengamos esperanza de liberarnos del “Fuego Eterno”!

  3. Pingback: Porque polvo eres y en polvo te convertirás | Arrojo. Tesón. Entereza. Orgullo.

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s