Los verdaderos Adán y Eva

¿Cuántos papás tienes? Sí, ya sé que es una pregunta boba. Pero anda, sígueme la corriente.

OK, 2: un papá y una mamá.

Ahora, ¿cuántos abuelos?

Bien, 4.

Y, ¿bisabuelos?

Exacto, 8.

Así nos podríamos ir yendo atrás en el tiempo contando nuestros ancestros. De hecho, podríamos dibujar un arbolito de cabeza mostrando a nuestros papás, abuelos, bisabuelos, etc.

Pero, ¿no notas algo raro?

Según nuestro arbolito, parece que entre más generaciones consideremos hacia el pasado, ¡más gente hay!

Según nuestro dibujo, si nos vamos 1 generación atrás, hay 2 personas (los papás); 2 generaciones, hay 4 (los abuelos); 3 generaciones, 8 (los bisabuelos); y así va aumentando. De hecho, dado un número de generaciones que queremos considerar, llamémosle G, tenemos que el número de personas es igual a 2^G: 2^1 = 2, 2^2 = 4, 2^3 = 8, etc. Y esto es por *cada* persona.

Sabemos que actualmente hay unas 7 mil millones de personas; así pues, según nuestro dibujito, hace G generaciones había ¡7, 000, 000, 000 x 2^G personas! Por poner un ejemplo con un número pequeño de G, digamos 5, tenemos que, según nuestro razonamiento, hace 5 generaciones había ¡224 mil millones de personas! Esto obviamente no tiene sentido puesto que sabemos que la población en el pasado siempre ha sido menor.

Ah, chinga. ¡Pero si era una pregunta boba!

¿Alguien ya descubrió el truco?

El truco está en que muchos de nosotros compartimos ancestros. Tus papás y los papás de tus hermanos son los mismos. Entonces tenemos que, en realidad, muchas de las personas en nuestro dibujito deberían representarse con una sola carita feliz.

¿Acaso tendremos todos los seres humanos algún ancestro en común?

Al seguir la línea genealógica por vía materna de cada persona en el árbol genealógico de toda la humanidad, la Eva mitocondrial corresponde al antepasado femenino del cual desciende toda la población actual de seres humanos. Se le llama así puesto que el ADN mitocondrial se transmite de madres a hijos.

Así como el ADN mitocondrial se hereda por vía materna, el cromosoma Y se hereda por vía paterna. Así, al seguir la línea genealógica por vía paterna, el Adán cromosómico corresponde al antepasado masculino del cual desciende toda la población actual.

Entonces… ¿la Biblia tenía razón?

¡NEL!

Utilizando la técnica del reloj molecular, los genetistas pueden estimar el tiempo pasado entre dos secuencias de ADN a partir de sus diferencias (increíble ¡no?). Así, se estima que la Eva mitocondrial vivió hace aproximadamente 200 mil años, mientras que el Adán cromosómico lo hizo entre hace unos 60 y 90 mil años.

Así pues, aunque se cree que ambos vivieron en África, no lo hicieron al mismo tiempo.

Otro error común es pensar que la Eva mitocondrial era la única mujer de su generación y que no existieron otras mujeres con descendientes que actualmente viven. La diferencia entre ésta y aquéllas es que todos estamos relacionados con la Eva mitocondrial a través de una línea materna ininterrumpida (o sea, que si una mujer tuvo puros hijos, se descalifica). Obviamente, tenemos una situación análoga para con el Adán cromosómico.

Qué cosas, ¿no? Tantos colores de piel, tantos tamaños, tantos rasgos distintos, y todos tenemos la misma tataratataratatara…abuela y el mismo tataratataratatara…abuelo (sólo que el número de ‘tataras’ entre los dos es muy diferente ;)).

Hekanibru

Anuncios

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s