10 hechos bíblicos sobre los que todos se equivocan

Chaneando por ahí, me encontré esta interesante lista de 10 hechos bíblicos sobre los que todo mundo se equivoca. Aquí les dejo mi traducción. Seguramente se darán cuenta, como yo, de que no conocen la Biblia tan bien como pensaban :).

10. Adán y Eva

Contrariamente a la creencia popular, Adán y Eva no fueron expulsados ​​del Edén porque comieron del fruto prohibido del árbol del conocimiento del bien y del mal, pero a fin de evitar que comieran del árbol de la vida (ambos árboles están prohibidos en Génesis 2:9), que los habría hecho eternos. Aquí está el versículo (Génesis 3:22-23): “Y él dijo: He aquí que Adán es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal: ahora, por lo tanto, no sea que no alargue su mano y tome también del árbol de de la vida, y coma y viva para siempre. [23] Y el Señor Dios lo echó del paraíso del placer, para que labrase la tierra de donde fue tomado.”

9. Jonás y la ballena

Todos sabemos la historia de Jonás y la ballena… pero ¿qué tan bien la sabemos? ¿Lo suficiente para saber que no fue comido por una ballena? No fue un mamífero el que se comió a Jonás, fue un pez enorme, aunque su tipo no se menciona. Por supuesto, estoy suponiendo que todos los que lean esta lista saben que una ballena no es un pez.

8. Sansón y Dalila

Sansón y Dalila es una famosa historia del Antiguo Testamento que termina bastante mal, dado que el cabello largo de Sansón es cortado para destruir su fuerza. El error común es que Dalila fue quien le dio la tuzada. Pero, en realidad, fue la sirvienta de Dalila quien lo hizo.

7. El Rapto

¡El rapto no está en la Biblia! A pesar de ser creído por un gran número de protestantes (muchos de ellos también creen que sólo lo que está en la Biblia puede ser cierto), el rapto fue inventado en 1600 por Cotton Mather—famoso además por asesinar a mujeres por estrangulamiento (en la horca) en los juicios de las brujas de Salem.

6. Los Reyes Magos

No eran tres y no visitaron a Jesús en un pesebre. La Biblia tampoco nos da el número de hombres (pero especifica el número de regalos como tres, que es probablemente de donde este error se origina). Además, Herodes exigió la muerte de todos los niños menores de dos años, por lo que es probable que Cristo hubiera nacido dos años antes. Además, los hombres sabios visitaron a Jesús cuando vivió en una casa de acuerdo con el relato bíblico de Mateo 2:11.

5. Hazte rico rápido

La Biblia no condena el consumo de alcohol (recordemos que el primer milagro público de Jesús fue convertir el agua en vino en una fiesta de bodas), o los juegos de azar y apuestas. Lo más cercano sobre el segundo punto es que se recomienda en contra de hacerse rico rápido (Eclesiastés 5:10) y amar al dinero en exceso.

4. Ayúdate

“Ayúdate que yo te ayudaré”—una cita sabia y buena que todo el mundo sabe que es de la Biblia. Pero, de hecho, no lo es. Fue un hombre, no Dios, quien acuñó el conocido (y abusado) proverbio; fue Benjamín Franklin en su almanaque del pobre Richard.

3. El guardián de mi hermano

Otra cita que todos conocemos de la Biblia es “¿Soy acaso el guardián de mi hermano?” Ahora pregúntense, ¿saben cuál fue la respuesta de Dios a esta pregunta? No, no lo saben. Y no lo saben porque la Biblia no nos dice lo que Él respondió. Si Dios hubiera respondido, podemos presumir que habría sido en caso afirmativo, si todos los otros mandamientos para cuidar de nuestros hermanos en el Nuevo Testamento son tomados en consideración.

2. El viaje navideño

En la Biblia no se describe que la virgen María viajó a Belén en un burro. No se hace mención en absoluto en los evangelios del modo de transporte utilizado en el viaje. La primera mención de su montado en un burro proviene del Protoevangelio no-bíblico de Santiago que se puede leer aquí. Éste fue escrito alrededor de 150 AD y es también una de las obras más antiguas que describe a María como una virgen, tanto antes como después del nacimiento de Cristo. La cita exacta del Protoevangelio es “Y él [José] ensilló al burro y la sentó sobre él.”

1. Los cuernos de Moisés

El Antiguo Testamento menciona que Moisés tenía cuernos en la cabeza después de que haber subido al monte Sinaí para ver a Dios. Muchas personas creen que esto se debió a una mala traducción de la descripción de Moisés, pero, de hecho, no lo es. Moisés realmente se describe con cuernos. En los tiempos del Antiguo Testamento, una persona que se creía que había visto o había sido tocada por Dios era descrita con cuernos (o con rayos de luz en la cabeza) que salían de su cabeza. Era un antiguo símbolo parecido a la aureola de hoy.

Interesante, ¿no les parece? ¿Cuántos de los 10 sabían mal? :).

Hekanibru

Anuncios

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s