Do Fidem

A pesar de haber defendido mi tesis en abril del año pasado, hasta apenas fue mi graduación. Decidí posponer la fecha, ya que quería que tanto Cristina como mis papás me acompañaran, y tuve que ahorrar un poco ya que no sólo quería que fuera un viaje de entrada por salida.

dsc07303

Con mi título en St John’s

Mis furpas llegaron el 26 de mayo a Londres. Yo no pude llegar con ellos por cuestiones de trabajo; sin embargo, afortunadamente Cristina ya estaba en Inglaterra (se adelantó para visitar a algunos de sus amigos) y pudo recogerlos en Heathrow. De ahí se fueron a Oxford directamente en donde me reuní con ellos al día siguiente.

Ver a mis papás en Gloucester Green, la estación de autobuses de Oxford, me llenó de un sentimiento difícil de describir. Durante mi doctorado, soñé muchas veces con ese día; muchas veces anhelé encontrarme relajado con mis furpas en Oxford esperando sólo la ceremonia de graduación. Y ahí estaban. El día finalmente había llegado.

El resto de la tarde nos la pasamos tranquila. Visitamos los jardines de St John’s y dimos un paseo corto por la ciudad. En la noche cenamos en Gino’s—un restaurante italiano que a Cristina y a mí nos encanta.

A pesar de que la graduación sería al siguiente día, dormí apaciblemente. La última vez que había estado en Oxford pasé una de las peores noches de mi vida. Pero hoy la situación era muy diferente.

Al día siguiente y después de un buen almuerzo en el colegio nos dispusimos a arreglarnos para la ceremonia. Ésta sería a las 2 y media, pero la entrada comenzaría a las 2 de la tarde. Luego de hacer unas compras de último momento y de un lunch ligero, pasé a recoger los boletos y todo estaba listo para irnos. Sólo le tomé una foto a uno de los boletos para el recuerdo y salimos presurosos.

Me tuve que separar de mis furpas y Cristina, ya que tuve que reunirme con el resto de mis compañeros y el decano de grados académicos de mi colegio para llegar juntos al Sheldonian. Este magnífico teatro es en donde años antes, en 2007, me afilié formalmente a la universidad de Oxford en la ceremonia de matriculación.

sheldonian_9022

El Sheldonian

Llegando al teatro con mi grupo, mi papá dejó a mi mamá en la fila para decirme algo.

‘¡En el sobre sólo habían 2 boletos! Cristina se regresó al colegio a conseguir uno más.’

Me tomó unos segundos entender lo que me estaba diciendo.

Yo conté 3 boletos, ¡podía jurarlo!

‘¿Qué pasó?’ – pregunté, confundido y molesto. Pero no había tiempo para pensar, ¡mis compañeros estaban entrando al teatro!

No podía explicar qué había pasado con el boleto perdido. Mis intentos por pensar claramente eran interrumpidos por sentimientos de enojo y frustración: ‘¡Tanto esfuerzo para que Cristina estuviera aquí conmigo!’

Seguía perdido en mis pensamientos, tratando de entender qué había pasado cuando una amiga de mi colegio exclamó ‘¡Qué bonita es tu novia! ¿Por qué no está con tus papás?’ Estaba a punto de explicarle lo inexplicable de la situación, cuando habló de nuevo diciendo ‘Sí, mira, está hasta allá.’

Alcé la mirada y vi a mi preciosa toda chapeada tomando su lugar en lo alto del teatro. ¡Había logrado entrar! ¿Qué había pasado con el boleto? ¡Qué importaba! La sonrisa me regresó al rostro y con un suspiro busqué las miradas de mis furpas para comunicarles que Cristina había logrado entrar. Ya ni sé qué le contesté a mi amiga. Creo que la ignoré :S.

Para ese entonces ya todos estábamos en nuestros lugares, esperando a que la ceremonia comenzara.

p1000734

Listos para comenzar

Como se ha hecho desde el siglo XII (!), al inicio de la ceremonia, el Vice-Canciller de la universidad entra al teatro—precedido por los Bedels, y seguido por los Procuradores y el Secretario Académico—a través del pasillo que se forma entre los dos grupos de candidatos a licenciatura (los candidatos a doctorado se sientan en las gradas del fondo).

Después de un breve discurso introductorio, el Vice-Canciller inicia formalmente la ceremonia:

“Causa huius Congregationis est ut Gratiae concedantur, ut gradus conferantur, necnon ut alia peragantur, quae ad hanc Venerabilem Domum spectant.”

“Nos hemos reunidos para que la Gracia sea concedida, los grados sean conferidos, y para que otros asuntos de esta Venerable Casa sean tratados.”

Ah sí, el resto de la ceremonia es en Latín :Ñ.

Luego, el Secretario Académico testifica que todos los candidatos han recibido el permiso de sus colegios para tomar sus grados académicos, y que se han verificado sus aptitudes.

Posteriormente comienza la entrega de grados académicos superiores (i.e., doctorados).

La primera fase se conoce como Suplicación. Los Procuradores se levantan y el Procurador Senior (hay Senior y Junior) lee en voz alta los nombres de los candidatos a suplicar.

“[…] Héctor Manuel Pérez-Urbina, Collegium Divi Ioannis Baptistae…”

“[…] Héctor Manuel Pérez-Urbina, Colegio de San Juan Bautista…”

Una vez que todos los nombres son mencionados, tanto los procuradores como el Vice-canciller se levantan y caminan desde su lugar, en el fondo del teatro, hasta el lado extremo y de regreso por el pasillo central.

Cuando lo presencié, este paseito se me hizo bastante raro, casi chusco (Check us out!). Sin embargo, no sabía que, en efecto, esta parte de la ceremonia es de las más importantes.

Resulta que la primera fila de ambos grupos de candidatos a licenciatura (las filas que forman ambos lados del pasillo central) está conformada por profesores y los decanos de grados académicos de cada colegio. Cuando pasa el Vice-Canciller con los procuradores enfrente de los profesores y decanos, éstos expresan su consentimiento al otorgamiento de grados con su silencio. Así pues, ¡la paseadita es el proceso de votación!

Dado que nadie chistó, la ceremonia dio paso a la fase de Presentación.

p1000308

La Presentación

Los candidatos son presentados por grupos por uno de los profesores o decanos. Tanto el presentador como los candidatos se colocan enfrente del Vice-Canciller y los procuradores, y recitan una fórmula haciéndoles reverencia.

“Insignissime Vice-Cancellarie, vosque egregii Procuratores, praesento vobis meos scholares in falcultate Artium, ut admittantur ad Gradum Doctoris in Philosophia.”

“Distinguidísimo Vice-Canciller y ustedes, excelentísimos Procuradores, les presento a estos mis escolares de la Facultad de Artes, para que sean admitidos al grado de Doctor en Filosofía.”

Una vez que la presentación concluye, se prosigue con la Admisión.

Los candidatos se colocan en frente del Procurador Junior y éste les toma juramento.

“Vos dabitis fidem ad abservandum omnia statuta, prvilegia, consuetudines, et libertates istius Universtatis, quatenus ad vos spectent.”

“Ustedes deberán jurar que observarán los estatutos, privilegios, costumbres, y libertades de la Universidad, en la medida en que les corresponda.”

A lo que los candidatos contestan:

“Do fidem!”

“¡Lo juro!”

Luego, el Vice-Canciller toma la palabra.

“En virtud de mi autoridad y de la autoridad de la Universidad, los admito al grado de Doctor en Filosofía.”

Luego los candidatos admitidos salen del teatro para ponerse la toga correspondiente a su grado. En un momento posterior en la ceremonia, los nuevos graduados entran por la puerta principal del recinto atravesando el pasillo central con la ovación de la concurrencia.

p1000311

Entrando al Sheldonian como Doctor en Filosofía

Es difícil describir los sentimientos que se experimentan en ese momento.

Después de tanto tiempo, después de tanto esfuerzo, después de tantos sacrificios, finalmente lo has conseguido. ¡Los aplausos te lo gritan! Los rostros de la multitud explotan de emoción.

Se siente que el pecho está a punto de explotarte. Una combinación perfecta entre alegría, satisfacción, orgullo, y alivio. Es sin lugar a dudas el clímax triunfal después de una caminata larga y tortuosa.

p10003122b-2bversion2b2

Los nuevos Doctores

Antes de pasar a sus lugares, los candidatos son felicitados personalmente por el Vice-Canciller; un “honor” que sólo tienen los nuevos doctores.

Con un fuerte apretón de manos, la aventura había terminado.

Desafortunadamente la ceremonia no; tuvimos que chutarnos el mismo teatro para el resto de los candidatos :Ñ.

Eventualmente la ceremonia concluyó y finalmente pude reunirme con mis furpas y Cristina.

¡No podía esperar ni un momento más! Quería decirles tantas cosas. Quería hacerles ver que todo esto no era sólo por mí, que ellos fueron parte fundamental de este logro. Al verlos, todas las emociones se sintetizaron en una sola: gratitud.

No pude contener el llanto y sólo pude decir ‘Gracias’ al abrazarlos con todas mis fuerzas.

dsc07277

¡Gracias amormito!

p1000327

¡Gracias murma!

dsc07272

¡Gracias furpa!

Lo logramos.

Hekanibru

P.D. ¿Alguien resolvió el misterio del boleto perdido? Así es. El tercer boleto se quedó en el cuarto, ¡en la repisa desde donde le tomé la foto! :Ñ.

Anuncios

Un pensamiento en “Do Fidem

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s