¿Realmente usamos sólo el 10% de nuestro Cerebro?

El cerebro es realmente impresionante y eso que sólo usamos el 10%. ¡Imagínate de lo que somos capaces!

Lo he escuchado una y otra vez. Y de hecho, hasta hace algunos años (cuando por fin me puse a pensar e investigar al respecto), yo también lo decía, dándole cabida a la posibilidad futura de cosas como la telepatía o la telequinesis.

La evidencia científica que tenemos, sin embargo, sugiere que todo este asunto del 10% se trata de un mito.

Primero, el tejido cerebral es metabólicamente caro de desarrollar y mantener. Sería realmente muy extraño que después de millones de años de selección natural, tuviéramos cerebros tan masivamente subutilizados.

Segundo, amplia evidencia del área de la neurología clínica sugiere que perder el 90% de la masa cerebral tiene consecuencias catastróficas. Por otro lado, parece ser que no existe un área en el cerebro que pueda ser destruida (por trauma o derrame) sin afectar al paciente. Finalmente, no se han descubierto áreas que, al estimularlas eléctricamente durante una neurocirugía, no afecten de alguna manera al paciente.

Tercero, el desarrollo de instrumentos sofisticados (como los magnetoencefalógrafos) ha permitido descubrir un gran número de funciones fisiológicas que corresponden a ciertas áreas del cerebro. El objectivo de la psicobiología es el entender la relación entre los cambios (eléctricos, químicos, y magnéticos) que ocurren en el cerebro, y los fenómenos mentales y de comportamiento. A pesar de los grandes avances de la psicobiología, todavía no se han encontrado áreas a las que no se les haya asignado alguna función.

La evidencia discutida anteriormente sugiere de manera contundente que no usamos sólo el 10% de nuestro cerebro. Algún listillo podrá decir que la cifra se refiere a capacidad; sin embargo, el hablar de porcentajes de la capacidad cerebral no tiene sentido ya que se desconoce cuál es la máxima capacidad de éste. Ahora que lo pienso, creo que incluso ni siquiera está claro qué es la capacidad cerebral, y ¡mucho menos cómo se mide!

En fin, este parece ser uno de esos mitos que se resisten a morir porque sería genial si fueran ciertos. Después de todo, ¡¿a quién no le gustaría tener los poderes del Profesor X?! Sin embargo, creo que es más conveniente que los mitos sean reconocidos como tales; el confundir la realidad con la ficción puede traernos severas consecuencias.

Hekanibru

Fuentes: [1], [2], [3].

Anuncios

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s