Análisis crítico de la Transición

Hace algunas semanas escribí un cuento corto llamado La Transición. Dado que es el primer cuentito que escribo desde que era niño, decidí enviarlo a varios conocidos y amigos además de publicarlo aquí. Mi intención era recibir críticas, sugerencias e ideas, con miras a mejorar mi estilo.

Obtuve un bonche de comentarios (gracias de nuevo) de muchas personas que se tomaron la molestia de leerlo (si no lo has hecho, shame on you!! :P). Pero bueno, todo esto viene a que hace poco recibí una crítica que me dejó pendejo perplejo. Aquí se las dejo para que vean que uno de mis amigos aquí en Manchester resultó ser todo un conocedor.

Análisis crítico de La Transición de Héctor M. Pérez por Miguel Lage.

Entretenido es un adjetivo que se queda corto para describir La Transición. La habilidad y el afán investigador del autor hace encantador el viaje documental a un futuro (o tal vez pasado) hipotético a lo peor no muy lejano. Pocas veces se encuentra un relato de ciencia ficción con tanta independencia y originalidad.

Se lee rápida y claramente, gracias a un lenguaje sencillo y cercano para cualquier tipo de público, prescindiendo de las exageradas y rimbombantes descripciones que por desgracia pueblan hoy en día el mundo de la literatura. El autor expone los datos científica y objetivamente prescindiendo de contextualizaciones hiperbólicas puestas de moda por la legión de clones de Tolkien que actualmente campan a sus anchas. Se aleja de este modo también de sus hermanos temáticos contemporáneos como Orson Scott Card o Phillip K. Dick por la carencia de un personaje protagonista arquetípico. Uno de esos tipos que cada vez se alejan más de Han Solo y se acercan más a un anuncio de Calvin Klein. Pérez se convierte en una especie de Richard Attenborough futurista y nos ofrece un análisis narrativo de su particular odisea.

Y es que estamos ante un relato documental. Inventado, pero documental. El clásico narrador en tercera persona es la mejor opción siempre que hay que tratar una epopeya de semejante magnitud histórica. Colocar a un personaje central que muestre su propio viaje interior a lo largo del relato es un recurso ultra-usado en nuestra era. Es fácil para hacer que el público encuentre un reflejo al que agarrarse y sumergirse más en la historia. Pero aquí habría sido un error garrafal ya que se perdería todo el rigor expositivo y objetivo del que el autor hace gala. Héctor Pérez 1 – Publio Virgilio 0.

Tal vez esa sea una de las faltas que se le pudieran achacar a La Transición. La ciencia es un arma de doble filo y a la par que veraz, es fría. Un libro de física, química o informática es por defecto (salvo muy contadas excepciones) aburrido. Muy aburrido. Y éste relato podría encuadrarse en “Historia” y hasta en “Religión”” pero es sin duda la parte de “Ciencia” el motor narrativo. Pues bien, ante este eventual contratiempo, el autor mantiene el interés del público poniendo en fila muchos datos interesantes descritos de forma somera muy rápidamente, saltándose explicaciones farragosas y ecuaciones sin sentido. En otras palabras, el tener una reputación como científico que mantener, es lo que provoca que no hagan mas películas de los libros de Stephen Hawking.

De todas maneras, buscar un título más sofisticado no habría estado de más. Para el ajeno, La Transición no es muy llamativo. Lo mismo ocurre con el que lo ha leído y lo ha disfrutado. A la hora de recomendarlo a un conocido, el título debe ser siempre un arma, un argumento a favor de la lectura. El lector no deja de ser humano y necesita ser adulado y porqué no decirlo, engatusado también. Al César lo que es del César, y a Hollywood lo que es de Hollywood.

Lo mismo ocurre con el término principal de la historia, el llamado hiperespacio. Un tipo podría decirle a otro: “¿Conoces el cuento La Transición? Es ese del Concejo de la Humanidad y la Gran Guerra.” Raramente se podría referir a este relato como “ese del hiperespacio”. Porque hiperespacios ya hay muchos. Y sobre todo, ninguno le va a hacer nunca sombra al hiperespacio de Star Wars. Admitámoslo. Es un hecho. Demasiado merchandising. Y demasiados fans satisfechos y devotos seguidores. Servidor, uno de ellos. En la humilde opinión del que suscribe, algo como “despertar supermasivo”, “hiperzona”, “metaconciencia” o “intercosmos”, meros ejemplos que me vienen a la mente, habrían sido más validos, más personales dada su carencia de bagaje.

Por terminar rápidamente el apartado de cahier de dolances, sólo hay otro par de aspectos que encuentro pudieran ser criticables:

  • Hay un par de ocasiones en las que el narrador se refiere al lector en segunda persona (“… en qué lugar del universo te encontraras…”). Alcanzado un statu quo impersonal y distante que aporta seriedad y por tanto veracidad, no se debe romper jamás.
  • En un momento se menciona que el propósito de la humanidad es aprender. Leído y releído el texto, tampoco habría pasado nada si se hubiera dejado éste entre los grandes enigmas sin respuesta. Otras preguntas quedan a la imaginación del lector y se conserva así la incertidumbre, la magia si se quiere. Lobezno molaba más (estaba más chido) cuando no conocíamos su origen.

En cualquier caso, serían faltas menores dada la magnitud del proyecto narrativo y la pericia demostrada. Otro escritor tal vez hubiera comenzado con un testamento similar a la declaración final, para remarcar el carácter cíclico del relato, pero como digo, es pura opinión y estilo.

El resto, todo es bueno. Es atrevido, es implacable y es equilibrado. Además, cuenta lo que nunca cuenta nadie. Cualquier historia que se encuentre en el mercado es pre-cambio o post-cambio. Nunca se relata tan detalladamente el cambio. Y mucho menos, nunca es el cambio. Por el contrario, aquí nos encontramos con eso, lo que es difícil de contar. El trabajo sucio. El autor encara el proceso que lleva la a la oruga a convertirse en mariposa y lo eleva a términos cósmicos.

Alcanza momentos de brillantez cuando habla del significado del tiempo y del plano físico. La metafísica y el Zen se encuentran en armonía en una historia que no deja de entretener en ningún momento. Nunca la globalización galáctica y existencial había sido tan espiritual e introspectiva, ni el origen de la humanidad abordado con tanta sabia humildad. Además lanza un final en Cliffhanger que invita a la retroalimentación y la reflexión de manera magistral. Aplauso y enhorabuena. Relatos así le devuelven a uno la fe en la ciencia ficción.

Miguel Lage, Manchester, 27 de septiembre de 2006.

El autor de esta comentario, recomienda como temas asociados:

  • Escatología de la mitología escandinava.
  • Cualquier libro de enseñanzas Zen.
  • El album “Black Holes and Revelations” de Muse.

¡Esos son análisis críticos y no chingaderas! (y no, no estoy diciendo que los otros comentarios fueron chingaderas jejeje).

Miguel es un español que conocí en una salida al antro celebrando el cumpleaños de una conocida de Gaby, María (una loba cazadora [peor de lo que te estás imaginando]). Dejó su natal España buscando una oportunidad aquí en el Reino Unido. Hemos coincidido ya varias veces en antros y fiestas (la última vez en la Erasmus Latin Crash party), y ha resultado ser muy buen pex. Él junto con el buen Roy son mis más recientes amigos por este lado del mundo.

Honestamente, de toda la gente a quien le envié la dichosa historia, nunca me imaginé que él se tomara el tiempo para darme alguna recomendación, y miren la calidad de crítica con que salió. He decidido tomar en cuenta varias de sus recomendaciones y con su permiso he colocado parte de su crítica como prefacio de La Transición.

No cabe duda, caras vemos…

Thanks again mate!

Hekanibru

Anuncios

¡Coméntele!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s